•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Ministerio Público acusó en Jinotega a Larry Antonio Alaniz Suazo, de 26 años, del delito de femicidio en contra de Ana Karina Rizo, a quien mató el pasado 11 de octubre en la carretera Jinotega - San Rafael del Norte, en el sector Llano de la Cruz.

Aura María Estrada, representante del Ministerio Público, acusó ante la juez especializada en violencia de género, Engracia Inés Flores, a Larry Antonio Alaniz Suazo por el delito de femicidio en contra de Ana Karina Rizo y por tenencia ilegal de arma.

La judicial aceptó la acusación tal y como la presentó el Ministerio Público.

En la audiencia preliminar el abogado defensor de Alaniz Suazo, doctor Marcos Zamora Flores, señaló que demostrará en el desarrollo del proceso que su defendido actuó bajo amenaza.

La judicial, después de escuchar a las partes y aceptar la acusación, señaló el día ocho de noviembre para la audiencia inicial, a la ocho y treinta minutos de la mañana, para determinar si se manda o no la causa a juicio.

Tras quitar la vida a Ruiz, el hombre dejó el cuerpo de la mujer tirado en el sector de La Corneta, en la carretera el Guayacán - Jinotega, lugar donde fue encontrado por campesinos que regresaban de sus labores cotidianas.

Alaniz Suazo alegó que le ofrecieron 10 mil dólares por matar a Rizo, pero hoy su abogado mantiene que actuó bajo amenaza.

Supuestamente quien ofreció el pago de 10 mil dólares es Darwin Herrera, quien habría sido descubierto por la difunta sustrayendo grandes cantidades de dinero de la empresa propiedad de Bayardo Arauz, por lo que había dicho que lo denunciaría.

En este sitio fue abandonado el cuerpo sin vida de Ana Karina Rizo. Archivo/ENDHerrera fue detenido por la Policía Nacional para las investigaciones, pero al final lo dejaron en libertad el fin de semana debido a que no encontraron suficientes elementos que lo involucraran en el crimen.

Se conoció que Herrera tenía varios meses de no trabajar para la empresa que menciona el acusado de femicidio.

Desde su captura, el acusado ha mostrado una serie de contradicciones en sus declaraciones.

Primero dijo que estaba siendo amenazado para cometer el crimen, luego que le habían ofrecido diez mil dólares y posteriormente que Herrera es quien está involucrado.

Este ocho de noviembre, en la audiencia inicial, quedarán ampliamente esclarecidas las verdaderas causas que motivaron al hombre a terminar con la vida de Rizo.