•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El nigeriano Sandy Lawrence Nwankwo, de 41 años prefiere seguir preso en Nicaragua y enfrentar dos juicios por tráfico internacional de estupefacientes que ser expulsado a su país de origen.

Así quedó en evidencia este lunes después que Sandy Lawrence rechazó un acuerdo con la Fiscalía donde él se declararía culpable de ese delito a cambio de recibir una pena mínima y ser expulsado a su país.

El abogado Mario Borge, quien ejerce la defensa del africano, le explicó a su representado lo ventajoso que le significaría declararse culpable y ser expulsado a su país de origen, donde podría eventualmente salir bajo libertad condicional.

Sandy Lawrence Nwankwo, quien inicialmente expresó estar de acuerdo con admitir su responsabilidad penal ante el juez Noveno Distrito Penal de Juicio de la capital, Edgard Altamirano, después se retractó y puso como condición ser expulsado a México.

El argumento del hombre que enfrenta dos acusaciones por tráfico internacional de estupefacientes es que él ingresó a territorio nacional con pasaporte emitido por las autoridades mexicanas.

Sin embargo, su mismo abogado se encargó de explicarle que de acuerdo con las leyes nacionales y tratados internacionales suscritos por Nicaragua todo extranjero expulsado debe ser remitido a su país.

Hechos

El hombre, quien ya cumplió un año de estar en prisión en Nicaragua, fue capturado por la Policía Nacional en octubre del 2016 cuando trató de utilizar los servicios de mensajería de Correos de Nicaragua para mandar droga a India y Estados Unidos.

En la primera de las dos acusaciones que por narcotráfico pende contra Sandy Lawrence Nwankwo, está relacionada con el envío de un libro de cuentos a los Estados Unidos, el 30 de agosto del 2016.

En el referido libro de cuentos en la página dos iban incrustados con pegamento dos envolturas plásticas que contenían cocaína y que pesaron 46.7 gramos, refiere el escrito acusatorio de la Fiscalía.

El 21 de octubre de ese mismo año, el procesado intentó enviar otro libro de cuentos con dos envolturas plásticas conteniendo cocaína y que pesaron 392 gramos, según el Ministerio Público.