•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares de Ana Carolina Granera (q.e.p.d), víctima de femicidio en Carazo, sostienen que Erlin Narváez Jarquín, quien figura como uno de los acusados por el delito de omisión del deber de impedir delitos y encubrimiento, llegó a la vela y también al entierro de la joven.

Martha Lorena Granera, madre de la víctima, comunicó por vía telefónica que el día 21 de octubre su hija salió de su casa hacia la escuela, pero nunca regresó; sin embargo notó raro que Erlin Narváez estuvo casi tres horas platicando con una sobrina frente a su casa.

"Él vivió en este barrio, pero se fue a vivir a los Medranos, él me vio que yo andaba como loca buscando a mi hija, vio todas las vueltas que di y hasta vio que fui a la policía a poner denuncia, me pareció raro que no se iba, estuvo frente a mi casa casi tres horas y lo noté bastante nervioso, en mi mente dije que lo miraba algo sospechoso, como que me quería decir algo, pero en mis carreras no seguí con eso", dijo Granera.

Granera dice sentirse muy consternada e incrédula de haberlo visto entre el grupo de los siete acusados, el pasado viernes en el juzgado de distrito penal de audiencias, donde se realizó audiencia preliminar.

"Yo no puedo creer todavía que haya llegado a mi casa, a la vela, se acercó al ataúd de mi hija Y estuvo toda la noche e incluso en la drugada que la tuvimos que ir a enterrar porque se estaba descomponinedo, él fue al cementerio con mi hijo", indicó la madre de la víctima.

Por su parte, Melvin Granera, hermano de Ana Carolina Granera (q.e.p.d), aseguró conocer a todos los implicados en el macabroso hecho que ha dejado muy consternada a toda su familia.

"Ayer (viernes) que los vi en los medios, yo los reconocí a todos, porque la mayoría son conductores de mototaxis de aquí de San Marcos, uno de ellos es mecánico y trabaja en un taller de esta ciudad, no le conozco sus nombres más que sólo las caras, al único que reconocí y conozco es a Erlin Narváez, porque fue vecino hace tiempo", comentó Melvin Granera.

También indicó que en la madrugada del día 23 de octubre él tuvo que correr hacia el cementerio para sepultar a su hermana y el acusado Erlin Narváez le ayudó a abrir uno de los candados del portón principal del campo Santo.

"Él me ayudó a cortar el candado, andaba tomado, estuvo todo el tiempo en la vela, después me ayudó allí en el cementerio, jamás imaginé que él tenía conocimiento de quién había matado a mi hermana y tampoco que habia ayudado a tirarla al mar", expresó Granera.

Martha Lorena Granera, madre de la víctima, indica que todo lo que escuchó el día de la audiencia preliminar la ha tomado por sorpresa, pues nunca vio a su hija con nadie, tampoco ningún joven la visitó en su casa.

"A mí la gente en la calle me decía que la miraban platicar con un joven que manejaba la moto número 13, pero yo nunca la vi, días después de lo que pasó mis vecinos me decían que una moto pasaba mucho por la calle de mi casa y bajaba la velocidad, pero como yo trabajo, no me mantengo aquí en la casa, entonces no lo pude ver", dijo.

Sin embargo, un fin de semana que la madre de la jovencita estaba en casa, una vecina en medio de gritos llamó a Martha Lorena Granera y le dijo que en la esquina de su casa estaba el joven que ella miraba que platicaba con su hija.

"Yo corrí ese día, anote el número de la moto y de inmediato llamé al inspector de la policía y le di el dato, ahora que salen en las noticias mis vecinos lo reconocen y dicen que ese joven, Jonathan Yamil Sánchez García, es el mismo que miraban en la esquina platicando con mi hija, las madres somos las últimas en darnos cuenta de lo que hacen los hijos", añadió entre lágrimas Granera.

La familia Ana Carolina Granera (quien tenía 18 años), víctima de femicidio, piden igualdad de pena máxima para los siete detenidos involucrados en la violenta muerte de la joven.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus