María Mercedes Urroz
  •  |
  •  |
  • END

Dos muertos, el primero degollado y el segundo baleado por sus víctimas; dos heridos y once detenidos, registró la Policía ayer en el arranque de la Semana Mayor en el Distrito Cinco de la capital.

La primera víctima fue identificada como Henry Javier Reyes Bustos, de 23 años, quien falleció después de recibir un machetazo en la yugular por parte de un pandillero, cuyo nombre y mote no fue dado a conocer por las autoridades, aunque se presume que es de la pandilla de “Los Bloqueros”.

Reyes vivía del antiguo Cine Ideal, una cuadra el este, dos al norte y una al este, pero el crimen ocurrió propiamente en la esquina donde estaba la sala de proyecciones, en el barrio Salomón Moreno, cuando la víctima regresaba de una fiesta.

“Nosotros no sabíamos qué le había pasado hasta que unos vagos nos vinieron a avisar”, apuntó una joven que solamente se identificó como sobrina de la madre del fallecido, Ana Busto Obando.

Asalto mortal

Henry Javier Reyes no deja hijos en la orfandad, pero sí una viuda. Él era el antepenúltimo hijo de doña Ana Busto Obando, quien aseguró que este no tenía enemigos.

La segunda víctima mortal de la violencia fue identificada por la Policía como Edwin de Jesús García Vargas, quien supuestamente junto a José Ángel Sosa González intentó asaltar a tres vendedores ambulantes en el Reparto Schick, pero uno de ellos desenfundó un revólver calibre 38 y los baleó.

García recibió un balazo en el tórax que penetró por la parte izquierda y salió por la derecha, lo que provocó su muerte, en tanto que su compañero fue alcanzado por dos proyectiles, uno en el pecho y otro en el abdomen, por lo que todavía ayer tarde los médicos del Hospital “Roberto Calderón” no podían decir con certeza si se vivirá o no.

Después del crimen hubo violencia en el barrio antes mencionado, porque “Los Cholos”, pandilla a la que aparentemente pertenecía la víctima, fueron a buscar a sus rivales, “Los Come-muertos”, creyendo que estos habían cometido el crimen, y hubo un enfrentamiento a pedradas y disparos.

Las autoridades tuvieron que intervenir para evitar un derramamiento de sangre y capturaron a once personas.

Por su parte varias vecinas de “Los Cholos” aseguraron que Edwin García no asaltó a ningún cortero.

“Ellos –todos lo chavalos de la cuadra—regresaban de un retiro espiritual que se realizó en Los Termales de Tipitapa, porque la comisionada Lilliam los llevó para un encuentro con Dios”, señaló una de las vecinas.

“A ellos les achacan la muerte del degollado, pero no estaban porque se fueron el sábado en la mañana y regresaron hoy –ayer domingo—en la tarde sólo para que lo mataran”, aseguró una vecina.