Fermín López
  •  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS, RAAN

Ocho adolescentes comparecieron ante el juez de audiencias de esta ciudad por tentativa de homicidio en perjuicio de un policía de Seguridad Pública, a quien atacaron con armas hechizas, y como no lo pudieron matar, destrozaron toda la ropa que tenía colgada en el patio.

El jefe de la Policía de esta ciudad, comisionado Emilio Rodríguez, señaló que les ocuparon dos pistolas de fabricación artesanal o “hechizas”, como son conocidas popularmente en el Pacífico del país.

Según informaciones proporcionadas por el comisionado Rodríguez, el grupo de jóvenes pertenece a una pandilla del barrio “Los Ángeles”, de esta ciudad, llegaron a la casa del policía y trataron de matarlo haciendo varios disparos en la puerta de la casa del agente, pero por suerte resultó ileso.

Furiosos

La Policía también mostró un uniforme de policía que fue despedazado por los pandilleros que no ven con buenos ojos al uniformado simplemente por su condición, porque éste no tiene problemas personales con ninguno de ellos.

Después de varias horas de investigaciones y búsqueda, una patrulla dio con el paradero de ocho de los jóvenes que supuestamente habían llegado a la casa del policía, hicieron disparos y destrozaron la ropa que estaba tendida en el patio.

De la misma manera, la Policía Nacional les ocupó las dos armas hechizas, fabricadas con un tubo, hule del que utilizan para las tiradoras y una varilla que sirve como martillo. Todo esto va atado en una sola pieza que resulta ser una pistola muy peligrosa, capaz de herir gravemente o quitarle la vida a cualquier persona.

Armas por las calles

El jefe de la delegación de la Policía en Bilwi también se refirió preocupado a la cantidad enorme de armas de fuego en manos de civiles, entre las que hay legales e ilegales.

Las autoridades policiales comprobaron la existencia de armas legales en manos de delincuentes, quienes después de que cometen una fechoría las reportan como robadas o perdidas.

Agregó que serán duros con los dueños de armas que las reporten como perdida o robadas y que se sospeche que lo hicieron para evadir su responsabilidad en algún hecho delictivo, y también con los mismos delincuentes que sean encontrados con armas ilegales.

“Vamos a aplicar todo el peso de la Ley 510 y esperamos que el Ministerio Público nos ayude en este sentido”, concluyó.