•  |
  •  |
  • END

Mayra Carolina Castellano y Nicolasa Gómez Garmendia por muchos años fueron rivales por el amor de Blass Caballero Sevilla, pero ahora la tragedia que sufrió uno de los hijos de ese hombre las tiene unidas.

Esta singular historia se vive en el hospital “Lenín Fonseca” desde hace 17 días, porque las dos mujeres se turnan día y noche cuidando a Alexis Uriel Caballero Garmendia, de 16 años.

Caballero Garmendia llegó al centro asistencial procedente de Estelí, luego de sufrir quemaduras de tercer grado al rozar de forma accidental un cable del tendido eléctrico de 13 mil voltios.

Durante todos estos días de angustia las dos mujeres han olvidado sus diferencias y han puesto todo su empeño para no descuidar un solo momento la salud de Alexis Uriel.

“Ella (Nicolasa Gómez, la madre biológica) lo cuida en la noche y su papá (Blass Caballero) y yo lo cuidamos en el día”, aseguró Mayra Castellano.

Consternación

La madrastra de Alexis Uriel Calero está consternada por lo sucedido al adolescente hijo de su marido, porque ella ha cuidado de él desde que tenía cinco años.

Nicolasa Gómez atribulada por la tragedia que podría costarle la vida al tercero de sus cinco hijos, dijo que la precaria salud de su vástago se deterioró más cuando despertó del estado de coma en el que permaneció varios días y se percató de que no tenía sus piernas.

“Cuando sintió que no tenía las piernas se le alteró la presión y por eso los médicos tuvieron que ingresarlo nuevamente a la Unidad de Cuidados Intensivos”, aseguró la madre biológica del joven quemado.

A Alexis Uriel Calero, los galenos del hospital “Lenín Fonseca” le amputaron las dos piernas por la gravedad de las quemaduras eléctricas de tercer grado que destruyeron los tejidos.

La destrucción de los tejidos aumenta el riesgo de infección, es por esa razón que los cirujanos optan por cortar las partes afectadas.

Podría quedar ciego

Lo peor para Alexis Uriel Caballero todavía no pasa porque además de perder las extremidades inferiores, probablemente perdió la visión de uno de los ojos.

“Inicialmente creímos que no podía abrir los ojos porque estaba inflamado, pero ahora que se desinflamó sólo pudo abrir el ojo izquierdo”, explicó Mayra Castellano, madre postiza del adolescente.

Castellano dijo que para verificar el estado visual de su hijastro están pendientes de los resultados de los exámenes que le practicaron los oftalmólogos.

La situación del joven trabajador es lamentable, porque al parecer también quedará sordo y por el momento no habla.

La esperanza de estas dos mujeres es que haya un milagro de Dios o que la fortaleza de “la juventud divino tesoro”, de la que habla Rubén Darío en el poema “Canción de Otoño en Primavera”, le permitan a este joven segoviano sobreponerse a la adversidad.

Necesitan ayuda

Alexis Uriel Caballero Gómez trabajaba como ayudante de albañilería en una casa de dos pisos, cuando hizo contacto con la línea de alta tensión.

El muchacho es originario del barrio Nuevo Amanecer, de la ciudad de Ocotal, cabecera departamental de Nueva Segovia, hacía poco más de dos meses que había viajado a Estelí en busca de trabajo.

“Era un joven humilde y trabajador que no se merece que estar pasando por este infierno, ya que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en todo su cuerpo”, señalaron sus familiares.

Inicialmente fue trasladado hasta el hospital regional San Juan de Dios de esta ciudad y debido a su estado crítico de salud, fue remitido al “Antonio Lenín Fonseca” en la capital, donde aún está hospitalizado.

María del Rosario Gómez Agurcia, abuelita del muchacho, indicó que actualmente necesitan desde medicamentos hasta recursos para comprarle al joven alimentos especiales y pañales.

Toda la familia del lesionado es de escasos recursos económicos, por lo que pidieron apoyo de las personas de buen corazón para que les ayuden a comprar los medicamentos y otras cosas que necesita el afectado.