•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Oscar Guido García, quien decapitó a su cónyuge el pasado 18 de noviembre, dijo no estar arrepentido de quitarle la vida a la adolescente Juana Ochoa.

Juana Ochoa de 17 años, era pareja de Guido García  y según sus familiares, se encontraba en estado de embarazo.

El femicida, justificó su delito afirmando que actuó en defensa propia y asegura que lo único que hizo fue defenderse porque su cónyuge lo atacó a machetazos, sin embargo, el cuerpo del victimario no presentó ninguna señal de violencia.

“No me niego, es cierto, no siento nada de rencor”, fueron las palabras de Oscar Guido de 37 años, refiriéndose al hecho ocurrido en la remota comunidad de Waspukito, Siuna, en Triángulo Minero de la Región Autónoma del Caribe Norte.

 “Ella agarró el cuchillo me hizo la primer embestida y no me alcanzó, hizo la segunda y me arrinconó a un molendero y me le escapé, en la tercera me buscó el cuello y le metí la mano, agarré el machete y le dije, yo sí le doy”, relató sin arrepentimiento, Guido García.

“No me arrepiento porque el daño ya está hecho, en el momento uno es capaz de hacer cualquier cosa, aunque yo nunca he sido malandrín, ni nada por el estilo, solo le pegué un machetazo”, insistió sin remordimiento alguno.

De acuerdo la versión del femicida, las diferencias iniciaron después de las elecciones municipales, debido a que él acudió a trabajar en el tendido electoral y eso incomodó a su pareja.

Guido García negó que su cónyuge se encontrara en estado de embarazo, como aseguraron líderes comunales y familiares de la adolescente a las autoridades. “No estaba embarazada, tenía un mes que yo le había puesto la inyección de tres meses, no es cierto”, señaló el acusado.  

El femicida será puesto a la orden de la jueza del juzgado especializado en violencia de Siuna.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus