•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Ana Cecilia Espinal García, de 41 años, originaria de Ocotal, se encuentra desaparecida desde hace 20 días y sus familiares, se han dado a la tarea de pegar afiches en los postes de las principales calles de la ciudad de León, para dar con su paradero.

Kenia Junieth Andrade, hija mayor de la desaparecida, expresó que la última vez que se comunicó vía celular con su mamá fue el pasado 11 de noviembre, cuando le dijo que no podría asistir a una actividad religiosa, que un primo de ella había organizado, porque supuestamente le habían extraído una muela.

“Desde ese día no sabemos nada de ella, estamos muy preocupados porque han pasado varios días y la verdad, tememos lo peor”, manifestó la hija de Ana Cecilia.

El 21 de noviembre, Andrade denunció la desaparición de su progenitora en la delegación policial de Nueva Segovia y ayer lo hizo en la ciudad de León.

Ana Cecilia Espinal García, de 41 años. Foto: Cortesía/END“Acá la Policía nos dijo que iban a darnos respuesta entre 3 o 4 días”, mencionó la joven.

Por su parte Vilma Espinal, hermana de la desaparecida, comentó que sospechan que su compañero de vida la maltrataba físicamente, por un fajazo que le observó su sobrina.

“Necesitamos que la Policía investigue este caso, porque mi hermana no puede desaparecer de la noche a la mañana”, refirió Vilma Espinal.

La hija de Ana Cecilia  dice que la última vez que su mamá la visitó fue el 30 de septiembre y notó que tenía un hebillazo en uno de sus brazos.

“Le pregunté qué le había pasado y no supo responder. No insistí”, recordó la muchacha.

Según Andrade, su mamá conoció a un hombre, Byron Ramiro Herrera Barreto, de 29 años, originario de la comunidad Monte Redondo, León, a través de Facebook, luego en diciembre del 2016 se vieron personalmente por primera vez en Estelí y después de un mes decidieron vivir juntos.

“La última vez que lo vi a él observé que le pedía las cosas con prepotencia”, comentó la hija de la mujer.

Los familiares de la desaparecida aseguran que la versión que brindó su compañero de vida es incoherente, porque no es posible que Ana Cecilia se haya ido a buscar trabajo a Estelí, si estaba viviendo en León, que según ellos es una ciudad con más posibilidades de empleo.

Además, no creen en lo que dice el cónyuge de la desaparecida, quien afirmó a través de Facebook que descubrió que está en Siuna con otro hombre.

Magaly Quintana, activista de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, mostró su preocupación por el incremento de mujeres desaparecidas, porque hay casos en los que pasa mucho tiempo sin conocerse el paradero y cuando dan con ellas, aparecen muertas.

“Estamos enteradas del caso y nos preocupa esta situación, porque no importa quién sea ni a qué se dedique porque no se puede permitir más violencia ni muertes contra las mujeres”, indicó Quintana.

Cualquier información que ayude a dar con el paradero de Ana Cecilia, pueden reportarla al celular número 58490077, de su hija Kenia Andrade.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus