•  |
  •  |
  • END

A consecuencia de un impacto de bala en la tetilla izquierda pereció Wilmer Antonio Espinoza Medina, de 21 años. El hecho, que ocurrió la tarde del domingo último, en el sector de la terminal de la ruta 110 en el Mercado Mayoreo, aparentemente se originó al calor de los tragos. El autor fue identificado como Norwin Roberto Moreno Úbeda.

El teniente Bismarck Jiménez, jefe de Información y Análisis de la Sexta Delegación de Policía, informó que las investigaciones preliminares indican que entre víctima y victimario no hubo problemas previos, sino que estando ebrios se suscitó alguna discusión que llevó a Norwin a propinarle el disparo mortal.

Aunque Norwin hizo dos detonaciones, una fue la que impactó en la humanidad de Wilmer, quien fue trasladado por sus familiares al Hospital Alemán Nicaragüense, adonde llegó sin vida.

Sofía Gutiérrez, hermana del infortunado, dijo que éste trabajaba como mecánico en un taller desde hace varios años y deja dos niñas en la orfandad.

“La verdad no sé qué fue lo que ocurrió. Fuimos a ayudarlo cuando estaba herido, pero al llegar al hospital, estaba muerto”, comentó entre sollozos Gutiérrez.

Del autor del homicidio se conoció que trabajaba como vigilante en un motel cercano al sitio donde ocurrió el crimen, que es originario de Jinotega y que en las próximas horas pasará a la orden de la Fiscalía.