•   JINOTEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

El mismo día que el productor Orlando Castillo Zeas denunció en la delegación policial de Jinotega que personas desconocidas le destazaron una res de su propiedad, la que tenía en un corral ubicado en el Barrio “Carlos Rizo”, en la ciudad de Jinotega, las autoridades realizaron un operativo que logró la detención de tres personas, aparentemente involucradas en el abigeato.

La subcomisionada Junieth Cano Valle, jefa de la Secretaría Técnica de la Policía de Jinotega, informó que los sospechosos fueron capturados a las nueve de la mañana del 10 de abril, en aras de esclarecer una ola de abigeatos que se han registrado en los alrededores del municipio de Jinotega.

“Estos sujetos también están relacionados al sacrificio de otras reses que fueron denunciados entre el ocho y 10 de abril, y en el caso denunciado por don Orlando Castillo”, detalló la vocera policial.

Los presuntos cuatreros son; Mauro Agustín Ortiz Centeno, de 44 años, y su hijo, Fischer Agustín Ortiz Herrera, de 23 años, a quienes la Policía capturó a través de una orden de allanamiento en su casa, ubicada en la cuarta calle del Barrio Sandino, donde descansaban, y tenían en su poder 11 libras de carne, así como seis cuchillos, una cutacha, un hacha y cinco trozos de mecates.

También fue detenido Digno Francisco Castro Miranda, de 37 años, residente
del mismo barrio, a quien le encontraron 27 libras de carne fresca, tres machetes, dos hachas y tres trozos de sondaleza, los que presuntamente eran
utilizados para sacrificar las reses.

La jefa policial explicó que al momento de la captura estos sujetos se encontraban durmiendo en sus casas, después de haber participado en la
madrugada en la matanza de la res, propiedad de Castillo.

La autoridad policial dijo que los delincuentes habían participado en al menos 15 abigeatos, afectando a los ganaderos en más de 250 mil córdobas. “Las pérdidas económicas son grandes, ya que los animales eran sacrificados en la propiedad del ganadero, y de ésta, sólo se llevaban los lomos, posta y lengua”, dijo Cano.

La Policía de Jinotega venía reportando entre uno y dos abigeatos a diario y ganaderos hasta emitieron un comunicado donde pedían la intervención de las autoridades para detener este tipo de delitos.

La jefa policial indicó que este lunes pasaron el caso a los juzgados de esta ciudad, donde esperan que se aplique el peso de la ley.