•  |
  •  |
  • END

JINOTEGA

Dos hermanos, de 22 y 25 años, fueron asesinados a balazos la tarde de este Domingo de Gloria, por al menos dos hombres desconocidos que desde unos matorrales se parapetaron para evitar ser descubiertos.

El crimen fue cometido a la una y media de la tarde, cuando los hermanos Héctor y Santos Andrés Díaz Quintanilla regresaban a su casa después de participar de una actividad religiosa en la iglesia católica San Francisco, ubicada en una zona rural recóndita de Bocay.

De acuerdo con el informe de la Policía, los hermanos fueron emboscados cuando pasaron por los predios montosos propiedad de la señora Hortensia Sevilla. Los victimarios les hicieron varios disparos con Ak y escopeta.

El cuerpo de Santos Díaz presentaba 11 impactos de balines en la frente, por la detonación de la escopeta, y otra herida en la parte frontal del cuerpo.

Mientras que su hermano, Héctor, recibió un disparo de Ak en el cuello y otro al lado derecho de la cabeza, lo que le provocó la muerte de forma instantánea.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados por la dueña de la propiedad, a eso de las cinco y media de la tarde, por lo que a esa hora dio parte a la Policía.

Por el momento la Policía no ha determinado las causas de este crimen; únicamente conoció que presuntamente uno de los muertos pertenecía a una banda delincuencial.

Otro ahogado

Para cerrar las vacaciones de Semana Santa, la Policía conoció de otra persona que pereció ahogada en una poza el domingo 12 de abril, la cual fue identificada como el menor Walter Jonathan López, de 13 años, quien al parecer estaba jugando a la orilla del río San Gabriel con otros niños, y en un descuido se enredó con una rama, lo que le provocó la caída en la poza.

El menor era originario del barrio “Germán Pomares”, de la ciudad de Jinotega, y con su muerte la Policía registró tres personas fallecidas por ahogamiento durante el periodo de la Semana Mayor.