•  |
  •  |
  • END

Muy temprano salió de su casa para dirigirse a trabajar, pero el destino le tenía una mala jugada. Félix Agustín Sánchez Sánchez, de 63 años, pereció ahogado en el Lago de Managua, ayer por la mañana.

Según Valentín Sánchez Duarte, de 26 años, hijo del infortunado, ellos salieron en tres carretones halados por caballos. En el primero iba don Jairo Betancourt, en el segundo su papá, y en el tercero él.

Al circular por un camino angosto de la hacienda San Carlos, la carreta en la que iba el padre del joven resbaló y cayó al agua.

Valentín declaró que al observar que su papá quedó cerca de la orilla y no cayó al agua, ya que se tiró antes, él trató de soltar al caballo, pero estaba muy bien amarrado, por lo que se fue a la orilla a traer un cuchillo, y así logró rescatar al noble animal, pero en ningún momento se percató de que su papá, queriendo ayudar, a pesar de que no sabía nadar, también se tiró a la profundidad, y ocurrió la fatalidad que ahora enluta a su familia.

Los tres hombres se dirigían al botadero “La Chureca”, a recolectar cebo que queman para venderlo en las jabonerías, según dijo Valentín.

El trágico hecho ocurrió después de las cuatro de la madrugada de este martes, y fue hasta las seis de la mañana de ayer que unos amigos y Valentín lograron recuperar el cadáver, que no fue trasladado al Instituto de Medicina Legal.

En el mismo carretón en que viajaba antes de fallecer, el cuerpo fue trasladado desde “La Chureca” a la comarca Miraflores, situada en la carretera hacia Xiloá, donde se realizó la vela ayer.