•  |
  •  |
  • END

Arremete contra esposa e hija
Yelba Tablada / SANTO TOMÁS, CHONTALES
Con lesiones graves en distintas partes del cuerpo resultó Cándida Rosa Castillo, de 35 años, y su hija de seis años, al ser agredidas por Erlin Reyes López, de 29 años, esposo de la mujer, quien llegó borracho a la casa de sus víctimas. Este nuevo delito de violencia intrafamiliar se registró en la comarca Jicarito, de Santo Tomás, donde Reyes López, sin motivo alguno, agredió verbalmente a su mujer, quien guardó silencio al escuchar los insultos del ebrio. Acto seguido, el hombre sacó un filoso machete y le asestó varias heridas. La mujer cayó en el patio de su casa con el cuerpo ensangrentado, mientras su niñita, al ver la agresión, le clamaba a su padre que no la matara. Las súplicas de la menor no le tocaron el corazón al endemoniado hombre, porque en ese instante se le tiró encima a su hija y le propinó varios golpes en el cuerpo y en su cabecita, que la dejaron desmayada por varios minutos. Erlin Reyes López, al creer que había matado a Cándida Rosa y a su hija, se dio a la fuga y las dejó tiradas en el suelo, y fueron los vecinos quienes las auxiliaron trasladándolas al Centro de Salud de Santo Tomás, de donde la remitieron al Hospital Asunción, de Juigalpa. A la zona fue movilizada una guardia operativa para realizar las investigaciones preliminares y posteriormente emprendieron una intensa búsqueda para localizar al presunto autor de este delito de lesiones graves, pero se les hizo imposible dar con su paradero.

Rateros vacían farmacia
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Sujetos desconocidos penetraron a la farmacia El Buen Pastor y sustrajeron más de 10 mil córdobas en dinero en efectivo, equipos computarizados, celulares, medicamentos y tarros de leche en polvo. Los delincuentes llegaron a ese establecimiento, ubicado frente al Hospital Asunción, de Juigalpa, y aprovechando la soledad del local forzaron los candados de la verja y la puerta principal. Acto seguido pasaron adelante, y con toda la paciencia del mundo seleccionaron los artículos de mayor valor, llevándose una computadora con todos sus accesorios, un celular, tres mil 500 córdobas en efectivo, cinco tarros de leche en polvo y medicamentos. Los antisociales, que se presumen habitan en el sector, se marcharon del lugar sin dejar huellas en una calle que conduce al barrio Nuevo Amanecer, de esta cabecera departamental. La farmacéutica Geraldine Suárez León, al llegar a su puesto de trabajo, se enteró del robo al ver que la puerta principal estaba abierta, y de inmediato dio aviso a la propietaria del negocio, quien le orientó denunciar el atraco ante la Policía de la localidad. Agentes de Auxilio Judicial llegaron a la escena del robo y levantaron las pistas, además solicitaron las facturas de los artículos sustraídos, y a través de la Inteligencia tratan de dar con el paradero de los autores de este nuevo robo con fuerza.

Pleito “a filazo limpio”

Yelba Tablada / VILLA SANDINO, CHONTALES
Con golpes y heridas en diferentes partes del cuerpo resultó el campesino Elyin Antonio Roble Flores, de 23 años, al ser atacado a filazos y puñetazos limpios supuestamente por Calixto Espinoza Robles, de 32 años, y por otro sujeto identificado como Marcial. La agresión tuvo como escenario la casa del señor Paulino Robles, situada en la comarca Hojachigual, en el sector de Paso Hondo, municipio de Villa Sandino, hasta donde llegaron los presuntos autores de estas lesiones graves. De acuerdo con la denuncia, Calixto se le acercó a su víctima y sin discutir, sacó una navaja y le asestó una profunda herida en la mano izquierda, luego lo remató propinándole contundentes golpes en el rostro y resto del cuerpo. Pero el castigo no terminó ahí, porque Marcial sacó su machete y le asestó varios “güirrazos” que le dejaron la espalda rayada y tumbaron al joven, mientras el dueño de la vivienda no logró mediar en el conflicto. A lomo de mula, familiares de Robles Flores lo trasladaron hasta el centro de salud de Villa Sandino, donde el personal de turno le brindó las primeras atenciones y luego lo remitió al Hospital Asunción, de Juigalpa. Agentes del orden público se trasladaron hasta la vivienda de don Paulino Robles, pero no lograron localizar a los presuntos agresores, quienes huyeron con dirección a una comunidad vecina de Hojachigual.