•  |
  •  |
  • END

En una calle del barrio 19 de Julio, que durante un tiempo fue su vecindario, perdió la vida a consecuencia de dos puñaladas el ciudadano William Quiroz, de 41 años, conocido como “La Pantera”.

Todo hace indicar que se trata de una “deuda” que se cobró el sujeto únicamente identificado como Marvin, alias “Muerte Blanca”, quien fue descrito como alguien de alta peligrosidad, según varios vecinos que se negaron a dar sus identidades, por temor a represalias.

“Ese hombre es un delincuente, su familia lo protege... ya la mamá lo mandó a huir, se fue en un taxi a esperar que pase todo este alboroto y regrese a dañar a otra persona”, comentó una vecina. Consuelo Mendoza, dueña de la habitación que alquilaba el infortunado, declaró que “La Pantera” desde hace un año llegó a vivir al barrio, y trabajaba vendiendo medicina en el Mercado Oriental y viajaba a los departamentos.

“Creo que esta muerte se va a quedar así, ya que su mamá y su papá están muertos, tenía una hermanas en Tipitapa, pero no sé cómo avisarle, William que yo sepa no tenía problemas con nadie”, aseguró Mendoza.

Hasta el barrio 19 de Julio se hizo presente una ambulancia de Cruz Roja Nicaragüense, a brindar asistencia pre hospitalaria, pero no se logró salvar a William Quiroz, ya que presentaba dos heridas de arma blanca profundas en la femoral, lo que le provocó que se desangrara antes de su ingreso al Hospital “Roberto Calderón”.

Agentes de la Cuarta Delegación de Policía se presentaron a investigar el crimen ocurrido ayer por la mañana. El cuerpo de William fue retirado de la morgue del hospital antes mencionado por un equipo del Instituto de Medicina Legal, donde le realizarán la autopsia.

Otro muerto

Otro hombre que falleció ayer fue José María Zeledón Mercado, de 83 años, quien desde hace varios años se entregó a la enfermedad del alcoholismo en cuerpo y alma.

Su cuerpo fue localizado por vecinos de la entrada a La Fuente, cinco cuadras al sur, una y media cuadra al este. También fue trasladado al IML, aunque se conoció de forma preliminar que no hubo mano criminal.