•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

La violencia extrema como método de solución de los problemas personales es una realidad en el país, principalmente en Las Minas, en la Región Autónoma del A-tlántico Norte, donde incluso se está poniendo en práctica el duelo, como en las películas vaqueras del Viejo Oeste, producidas en Norteamérica e Italia.

Uno de esos casos se vivió en Kuikina Grande, una comarca del municipio de Siuna, donde corrió la sangre, luego de originarse un duelo con revólveres, el cual terminó cuando fue “pegado” mortalmente Simón Pablo Flores Salazar, de 28 años, a manos de su contrincante, identificado sólo como Ismael Díaz, de la misma edad.

Ambos, al calor de una discusión sin importancia, llevada a cabo a la orilla del río que lleva el mismo nombre de la comarca, acordaron resolver sus diferencias a balazos. Como en una escena de TV, en el duelo, el que ganaría el más hábil para desenfundar el arma, ambos jóvenes se juntaron de espaldas, caminaron en dirección contraria a paso lento y contaron hasta diez.

Cuando se escuchó el diez también se oyeron dos detonaciones, y el primero en caer fue Ismael Díaz, que al final resultó herido de bala en la región umbilical, pero éste, antes de poner las dos rodillas en el suelo, logró “pegar” de un disparo en el pecho y rematar de dos más a su rival, Simón Pablo Flores Salazar.

Uno no sobrevivió, el otro está grave

En esas condiciones varios lugareños trataron de trasladar al centro de salud con camas de Siuna a Simón Flores, pero en el camino expiró. El que sí ingresó al centro asistencial fue Ismael Díaz, que se encuentra grave, y es probable que sea remitido a un hospital de Managua.

En el mismo hecho fue alcanzado por una de las balas el ciudadano Alonso Chavarría Martínez, de 39 años, que se recupera en el centro de salud del municipio.

El otro caso donde afloró la violencia con saña, desatada en Las Minas, tuvo lugar en la comunidad Tungla, jurisdicción del municipio de Prinzapolka, donde perdió la vida de tres machetazos un hombre identificado sólo como Luis Bermúdez.

El finado, según un escueto comunicado de la Policía Nacional de Siuna, que es en donde se encuentra la delegación policial departamental, fue atacado por otro hombre, que sí pudo ser conocido por el infortunado, pero el tipo hasta ahora es un desconocido para los investigadores policiales.

Por otro lado, Ramón Flores Jarquín, de 27 años, pereció por sumersión en el río Waspuko, municipio de Siuna, la mañana del sábado, a donde llegó con un grupo de amigos a sofocar el calor y disfrutar de la Semana Santa.

Flores era sobrino del ex alcalde liberal Denis Flores Obando, y según testigos, se sumergió ebrio al río y no salió más, sino hasta flotar horas después, pero sin vida, señala un informe policial.