•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una escena marcada por un profundo dolor protagonizó este martes en la sala 21 del Complejo Judicial Central Managua el reo Carlos Urbina González, quien mató a su vecino, Josué Somarriba Collado, por la vía del estrangulamiento.

Urbina González, quien el pasado 6 de enero protagonizó una pelea vecinal, matando a un hombre, se “derrumbó” ayer al romper en llanto cuando se abrazó por primera vez -después de 16 días -con su niño de cuatro años y su niña de tres.

La triste escena de los niños abrazando a su padre se produjo después de que el juez Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Carlos Solís, mandó a juicio Urbina González por homicidio y le ratificó la prisión preventiva.

Entre las pruebas que la Fiscalía podrá presentar en el juicio para demostrar la culpabilidad de Carlos Urbina González están los testimonios de siete testigos presenciales y el dictamen médico legal, el cual establece que Josué Somarriba murió por estrangulamiento con la llave, conocida como “El popo”.

El abogado defensor, Harold Tórrez, expresó que los siete testigos presenciales ofrecidos por la Fiscalía también él los utilizará para demostrar que Carlos Urbina González al quitarle la vida a su vecino lo hizo en un acto de legítima defensa.

La fecha de juicio será fijada próximamente por el juez de juicio, según lo dispuesto por el judicial Carlos Solís.