•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cuatro hombres encapuchados y armados llegaron hasta la casa del cambista Dagoberto Elíseo Castillo Obando, de 59 años de edad, y abrieron fuego para robarle el dinero, aunque al final terminaron llevándose una Biblia.

El episodio registrado en Rivas dejó a Castillo Obando con un impacto de bala en cada una de sus piernas, pero los proyectiles no causaron lesiones en su estructura ósea, por lo que se encuentra estable en el hospital de Rivas, informó su esposa, Érica García Martínez.

El hecho ocurrió a las 8:00 pm del miércoles en la comunidad de Pueblo Nuevo, municipio de Belén, Rivas, donde habita este cambista que se dedica desde hace 8 años al cambio de monedas en la frontera de Peñas Blancas.Esta es la casa del cambista en Rivas. Lésber Quintero/ENDGarcía relató que los hombres andaban con sus rostros cubiertos con capuchas y vestían ropa oscura. Ingresaron a la vivienda por el patio trasero, usando un callejón y una huerta  que colinda con la propiedad de ellos.

“Mi marido y yo  estábamos en el comedor, que está en corredor de la casa, en una charla matrimonial que recibimos todos los miércoles con el  pastor Sergio Bobadilla, cuando tres de ellos ingresaron y nos apuntaron con sus armas  diciendo que era un robo y pensé que nos iban a matar, porque en segundos realizaron un disparo contra el suelo”, detalló García.

Agregó que el peor momento lo vivieron segundos después, cuando su marido que estaba sentado de espalda trató de incorporarse y en ese instante recibió los impactos de bala en su pierna.

Érica García Ramírez. Lésber Quintero/ENDSeguidamente, uno de los hombres tomó un bolso pequeño que tenía el pastor sobre el comedor, creyendo que era el botín, y también tomaron el celular de García.

En ese instante los disparos ya habían alertado a otras tres personas que estaban en la sala de la casa viendo televisión, entre ellos Danilo Javier Díaz, quien tras levantarse de una silla  dijo que iba en busca de la escopeta, lo cual hizo que los cuatro hombres huyeran del lugar, con el bolso del pastor y el celular.

Para sorpresa de los autores de este robo, el bolso no contenía dinero, sino una biblia, la placa de la moto del pastor,  una agenda y levadura utilizada en panaderías.

Según los afectados, los hombres se movilizaban en dos motos, las cuales dejaron estacionadas en una zona oscura del callejón y creen que le venían dando seguimiento a Castillo Obando para robarle, aunque este aseguró que nunca deja el dinero en su casa.