•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Adquin Wilfredo Wilson Peralta, el joven al que lanzaron del segundo píso de una discoteca en Estelí, murió esta mañana, informó su hermana, Ileana Mayerling.

A Wilson Peralta personas hasta ahora no identificadas lo lanzaron del segundo piso de una discoteca la madrugada del pasado 20 de enero, en Estelí. La caída habría sido de unos cinco metros.

Las autoridades indican que tras la golpiza que le dieron y posterior caída, el joven de 27 años presentaba un trauma cráneo encefálico. Los motivos por los cuales lo tiraron todavía se desconocen.

El joven cayó a una altura de 5 metros, La imagen es referencial. Archivo/END

Un video que circula en redes sociales muestra que un grupo de personas empuja a Wilson Peralta, quien cae prácticamente de cabeza.

En un primer momento, los socorristas llevaron a Wilson Peralta inconsciente al Hospital Regional Escuela San Juan de Dios, de Estelí.

Debido a su delicada situación, de Estelí lo remitieron al Hospital Lenín Fonseca, en Managua.

Wilson Peralta vivía en el barrio 20 de septiembre, en Condega, Esteli.

En el hospital Lenín Fonseca le dieron de alta el pasado sábado, 27 de enero, explicó su hermana.

Los médicos, indicó Ileana Mayerling, solo le daban 20 por ciento de probabilidades de vida a Wilson Peralta.

La camioneta que lleva el ataúd de Adquin Wilfredo Wilson Peralta. Máximo Rugama/END

La familia notó que cuando llegó a su casa, la salud de Wilson Peralta continuó deteriorándose, y por tal motivo lo llevaron al Hospital primario Ada María López, en Condega.

Finalmente, al joven lo remitieron de vuelta al Hospital Regional Escuela San Juan de Dios, en Estelí, donde esta mañana murió.

En declaraciones a un medio oficialista del jefe de la Policía Nacional en Estelí, comisionado mayor Alejandro Ruiz, dijo que ya cuentan con algunas pistas de los autores de este crimen, el cual inicialmente fue tipificado como tentativa de homicidio, seguida de lesiones graves.

La Policía Nacional detuvo el 22 de enero a dos jóvenes, pero luego los dejó en libertad por falta de evidencias.