•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La defensa del principal sospechoso de matar y ocultar el cuerpo de la joven Rechel Rostrán, fracasó hoy en su intento de convencer a un juez de que descartara tres pruebas en el caso.

Con todas sus pruebas podrá presentarse el Ministerio Público al juicio donde acusa a Walter Darbelles Jiménez por el asesinato de Rechel Rostrán, programado para el próximo 7 de febrero.

Así quedó establecido este martes por el juez Quinto Distrito Penal de Juicio de Managua, Alfredo Silva Chamorro, al concluir la audiencia preparatoria de juicio que fue solicitada por la Fiscalía y la defensa de  Walter Darbelles.

La defensa del acusado de asesinar a Rechel Rostrán en enero del 2017, pero cuya osamenta apareció el 29 de junio del mismo año, solicitó infructuosamente que le fueran eliminadas tres pruebas al Ministerio Público.

Entre las pruebas de cargo que la defensa de Walter Darbelles quería que se eliminarán está el testimonio de la dueña de la casa donde se produjo el hallazgo de la osamenta y la declaración de la propietaria de la barra que fue utilizada para hacer la sepultura donde fue semienterrada Rechel.

Además, la defensa de Darbelles no quería en el juicio que declarara una perito bióloga del Instituto de Ciencia Forense de la Policía Nacional, quien hizo los exámenes en prendas de vestir de la víctima, cabello y un alambre de púas con el cual presuntamente fue asfixiada.

El caso de Rechel Rostrán causó revuelo en la sociedad nicaragüense por la manera en que apareció su cadáver y los detalles que se conocieron alrededor del crimen después del hallazgo.

Por este hecho, meses atrás, la Fiscalía alcanzó un acuerdo condicionado con una adolecente amiga de Rechel Rostrán, quien pasó de acusada a testigo y quien ya brindó su testimonio como prueba anticipada.