Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Admiten acusación de la PGR contra costarricense
Pese a que los abogados del costarricense Carlos Enrique Porras Téllez y del nicaragüense Edwin José Moreno López le pidieron ayer a la jueza Segundo Penal de Juicios de Managua, Adela Cardoza, que no admitiera la acusación que la procuradora Ammy García presentó en contra de los arriba mencionados, porque supuestamente hacía falta un poder especial para acusar, la judicial la admitió. “Por la naturaleza de la calificación legal provisional, el Estado tiene derecho a constituirse como parte, y para esta autoridad es suficiente la certificación presentada por García. Además, los asuntos de naturaleza penal no son privados, sino públicos y no hay formalismo, de tal forma que no se le puede exigir (a la PGR) que venga con el poder en papel sellado”, apuntó la juez, desechando así los alegatos de Ricardo Alcántara y María Castro, abogados. Porras y Moreno serán enjuiciados este 27 de abril por fabricación, tráfico, tenencia y uso de armas restringidas, porque el 11 de marzo fueron capturados a bordo de un vehículo en el que fueron encontradas dos ametralladoras y al costarricense le hallaron 60 mil dólares adheridos al cuerpo y una lista de armas que aparentemente iba a comprar.

Homicida de vigilante a juicio

Porque los dos testigos oculares que presentó la fiscal Blanca Rosa Calero observaron el momento en que Wilfredo Alfredo Rodríguez Martínez le disparó a quemarropa al vigilante de Vecesa, Esteban Elí Pérez Rivas, y lo mató, para luego huir a bordo de la motocicleta que Jorge Starlin Quezada Oporta conducía, el pasado 29 de marzo, este último fue remitido a juicio y puesto en prisión en el Juzgado Quinto Penal de Audiencias de Managua. Según la acusación, los hechos ocurrieron cerca del Hospital Manuel de Jesús Rivera “La Mascota”, cuando el hechor quiso robarle la pistola al vigilante, éste se resistió y forcejeó con él, lo que hizo que el delincuente le disparara en la cabeza.

¿Víctima o asaltante?

A William Daniel Toruño, de 23 años, le reconfirmaron la prisión preventiva y le programaron juicio para el dos de junio por la supuesta coautoría de robo con intimidación y lesiones en perjuicio de Ana Gloria Morales y Ricardo Chavarría, quienes lo señalan por el asalto que presuntamente sufrieron el tres de abril, en los semáforos de Villa “Rafaela Herrera”. El escrito acusatorio revela que las víctimas iban en un microbús, detrás del cual viajaban Toruño y Manuel Salvador Vargas a bordo una moto. Cuando el vehículo pesado se detuvo, aparentemente Toruño se fue por el lado de la puerta del conductor del microbús y lo despojó de 9,000 córdobas, mientras la dama, que iba en el asiento del copiloto, fue despojada por el otro acusado de su cartera con 2,000 córdobas y dos celulares. Los supuestos atracadores se dieron a la fuga, pero las víctimas los persiguieron y los alcanzaron por la Upoli, después de chocarles la moto, lo que hizo que Toruño cayese al suelo, pero se levantó, corrió e invadió una casa ajena de donde fue expulsado, en tanto Vargas disparó e hirió a Chavarría, pero gracias a dos vigilantes del alma mater los sospechosos fueron capturados. Sofía Castillo dijo en los juzgados que la historia no es así, y que más bien los imputados son víctimas.