•   Telica, León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Santos Natividad Alvarado Sandoval, de 83 años, quien fue baleado en el abdomen este domingo en el caserío El Chorro, comunidad San Jacinto, Telica, departamento de León, continúa grave en la unidad de cuidados intensivos en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Arguello (Heodra), en León.

Las otras dos personas que igualmente fueron baleadas (Pedro Pablo García, de 50 y Mercedes Guadalupe Alanís, de 52), permanecen ingresados y en condición estable, mientras que el hechor, Antonio Delgado, de 40 años, originario de San Jacinto, está en las cárceles preventivas de la delegación policial de León.

Carlos Natividad Alvarado, hijo del anciano de 83 años, confirmó que su progenitor se encuentra grave de salud, tras recibir un balazo en el abdomen con salida en la rabadilla, que le provocó perforación en el colon.

“La condición de salud de mi papá es muy delicada, estamos a espera de que se recupere, pero la realidad es que las próximas 72 horas serán decisivas, perdió mucha sangre producto del impacto de bala”, dijo Alvarado, de 43 años, originario de Ojochal El Liston, San Jacinto, Telica.

Al momento de la balacera, el anciano se encontraba en compañía de García y Alanís, luego de departir en un casamiento de un familiar.

“Hace dos años, durante una discusión, mi papá lesionó al hechor con un cuchillo en el estómago, pagó una fianza de US$2,000 por los daños ocasionados, nosotros pensamos que todo estaba olvidado, porque incluso hasta fue invitado al convivio familiar”, comentó Alvarado, quien aseguró que Antonio Delgado atacó a su padre y a sus acompañantes a quema ropa, con la intención de matarlos, utilizando un revolver 9 milímetros.

En tanto, Mercedes Guadalupe Alanís, de 52 años, otro de los baleados, explicó que al escuchar las primeras detonaciones en contra del anciano de 83 años, comenzó a correr pero también sufrió impactos de bala.

“Me pegó varios balazos, entre ellos en la espalda, glúteo derecho y cuello, fui operado por la bala en el cuello pero aún tengo incrustada una bala en la espalda, espero que castiguen a ese hombre, que ni lo conozco”, expresó Alanís, quien se recupera en el centro asistencial.

Mercedes Guadalupe Alanis, quien sufrió un ataque a balazos en Telica. José Luis González/END

Por su lado, Martha Elisabeth García, sobrina de Pedro Pablo García, otra de las victimas, solicitó a las autoridades que apliquen justicia.

“No tenía derecho de llegar a acribillarlos como que si fueran animales”, expresó García.

García explicó que su familiar llegó a San Jacinto procedente de Nueva Guinea, como invitado al casamiento de uno de los hijos del anciano de 83 años.

“Mi tío es amigo de infancia de don Santos Natividad, pero con tan mala suerte que recibió un balazo en el pecho con salida en la espalda, salió corriendo por su vida, pero fue alcanzado por los disparos”, resaltó García.