•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un hombre que hoy ha sido declarado culpable de violar a su hija, enfrenta hasta 15 años de prisión, según la petición que hizo la Fiscalía.

El procesado tiene 42 años de edad y hoy un juez lo declaró culpable de violación agravada en perjuicio de su hija.

El juez Tercero Distrito Especializado en Violencia de la capital, Edén Aguilar Castro es quien emitió la declaración de culpabilidad en contra del hombre de iniciales J. D.F.

Para que el judicial dictara el fallo de culpabilidad fue determinante la postura que asumió la víctima al comparecer al juicio y el dictamen de Psicología Forense.

A criterio del judicial, el hecho de que la víctima -quien ahora tiene 15 años- haya llegado al juicio a decir: “Quiero que todo se acabe”, es una actitud defensiva que redefine un escenario de angustia.

“En la mayoría de los casos de violencia sexual quien la ejerce es alguien que tiene alguna autoridad, parentesco o confianza de la víctima”, aseguró el juez Edén Aguilar.

La menor tenía 13 años cuando sufrió la violación. Archivo/END

De acuerdo con la acusación presentada por la Fiscalía, los hechos ocurrieron cuando la víctima tenía 13 años, cuando por un tiempo decidió irse a vivir a la casa de su padre, en un barrio del Distrito II de la capital.

La Fiscalía asegura que las agresiones sexuales contra la menor por parte de su padre iniciaron con tocamientos libidinosos, es decir con un interés sexual.

Dos dictámenes médicos legales respaldan la acusación fiscal. Uno de los peritajes médicos emitido por psicología forense asegura que la víctima necesita de manera urgente atención en salud mental, a causa de las agresiones sexuales que presuntamente le causó su progenitor.

El reo de iniciales J.D.F, al hacer uso al derecho a la última palabra, entre sollozos y con la voz entrecortada negó haber incurrido en el grave delito por le cual fue declarado culpable.

El acusado enfrenta 15 años de cárcel. Archivo/END

“Yo amo a los tres hijos que procree con doña Georgina y a una niña de cuatro años que tengo con mi actual pareja”, aseguró el reo.

J.D.F, en un esfuerzo por lograr un fallo de no culpabilidad a su favor, de manera sutil pidió clemencia al judicial al decir “por favor mire más allá del juicio”; es decir que no solo  tomara en cuenta las pruebas presentadas durante el proceso.

El juez, sin embargo, lo declaró culpable.