•  |
  •  |
  • END

Un delincuente enmascarado fue ultimado de un impacto de bala en la cabeza, la noche del viernes, por un vigilante, cuando intentó robar en las instalaciones de los tanques de agua de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, en el barrio Memorial Sandino.

En el mismo hecho fue herido de gravedad al recibir tres estocadas en el abdomen el vigilante Néstor Cajina Álvarez, de 55 años, cuyo estado de salud es delicado, informaron las autoridades médicas del Hospital “Roberto Calderón”.

El delincuente, quien hasta la tarde del sábado permanecía como desconocido en la morgue del Instituto de Medicina Legal, IML, es un hombre de aproximadamente 40 años, de un metro 60 centímetros de altura, vestía camisa negra, pantalón café y calzaba botas militares.

El vigilantes a quien las estocadas le perforaron el bazo, el hígado y el colon, relató que los maleantes saltaron la maya que protege las instalaciones de los pozos de Enacal, a eso de las 10 de la noche. El guarda de seguridad explicó que inicialmente uno de los delincuentes le disparó con una pistola de fabricación casera, por lo que él tuvo que responder con su arma de reglamento, golpeándole en la cabeza.

Los otros dos delincuentes, al ver a uno de sus compinches tendidos en el suelo. se abalanzaron sobre Cajina, despojándolo de su arma de reglamento, con la cual le golpearon la cabeza.

Las autoridades policiales informaron que en las últimas semanas han aumentado los intentos de robo a los lugares donde están las bombas o pozos de agua de Enacal, porque los delincuentes tienen como objetivo llevarse los paneles que cuestan hasta 80 mil córdobas en el mercado.