•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nelson Exalón Rojas y José Napoleón Díaz Cano, implicados en el femicidio de la joven Ana Carolina Granera García, de 18 años,  originaria de la ciudad de San Marcos Carazo, quien  fue encontrada muerta en las costas de Casares el pasado 22 de octubre, se declararon culpables.

Los jóvenes admitieron esta mañana los cargos de omisión y encubrimiento del delito, por los cuales son acusados por la Fiscalía.

Los jóvenes admitieron esta mañana los cargos de omisión y encubrimiento del delito. Foto: Tania Narváez/END

La fiscal del Ministerio Público, Marcela Carballo, pidió una pena de dos años y cuatro meses para los incriminados, más 100 días de multas.

Otro de los acusados por este mismo delito es Erlin Narváez, quien según su abogado, Rito José Cruz, su defendido no puede admitir los hechos, debido a que no estuvo presente el día del femicidio.

"Erlin me dice que él no puede aceptar los cargos que se le imputan porque él no estuvo presente el día que ocurrió todo y mucho menos conocía a la víctima", alegó Cruz.

La juez Carol Urbina, representante del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias Especializado en Violencia, de Diriamba, Carazo, leerá sentencia a los acusados el próximo 23 de febrero.

De los siete señalados por la muerte de Ana Carolina Granera (q.e p d), cuatro enfrentan los cargos de omisión de impedir delitos y encubrimiento, dos se encuentran en libertad y sólo uno es procesado por el delito de femicidio.

Yadira Córdoba, abogada defensora de Jonathan Yamil Sánchez, acusado de ser el principal sospechoso del femicidio, explicó que los dos primeros señalados como sospechosos del crimen y que fueron puestos en libertad hace un mes, firmaron el acuerdo de convertirse en testigos claves del caso, gracias a eso lograron su libertad condicional.