•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La policía del municipio de Río Blanco, en Matagalpa, investiga la identidad de un motociclista que atropelló a un ciudadano y lo dejó abandonado sobre la carretera que va a Mulukukú, a eso de la ocho de la noche del domingo.

Al peatón lo encontraron sin vida los policías cuando realizaban un patrullaje de vigilancia por la zona.

Al inicio se desconocía la identidad del fallecido, porque no portaban ningún documento que lo identificara, pero cuando las autoridades lo iban a sepultar apareció Ramón Campos, quien dijo que la víctima era su hijo.

Según Campos, su hijo había salido desde tempranas de la casa, ubicada en el barrio Walter Calderón, no regresó a dormir.

Campos tuvo un mal presagio cuando escuchó en las noticias locales que la policía había encontrado a una persona muerta, a unos 150 metros de la terminal de buses de la cooperativa el Porvenir, ubicada en la salida al municipio de Mulukukú.

Cuando se dio cuenta que a la víctima la iban a enterrar, Campo decidió ir a ver de quién se trataba, confirmando que el muerto era su hijo: Anselmo Campos.

Anselmo Campos Granado, de 42 años, era el nombre del infortunado ciudadano que murió arrollado.

Según los habitantes de la zona, solo escucharon un golpe y vieron a una persona que se levantaba con una moto, por lo que pensaron que se había caído, pero nunca sospecharon que había atropellado a una persona, hasta que la policía encontró el cadáver.