•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un niño de seis años se ahogó en un río la semana pasada en Chinandega, cuando participaba en un paseo familiar, pero para evitar un trauma las maestras optaron hoy por decir a sus compañeros de preescolar que el menor se cambió de escuela.

Carlos Luis Betanco Martínez es el niño que murió ahogado y cuyo pupitre hoy estaba vacío.

“A los niños se les dijo que Carlos Luis había sido cambiado de escuela. Que no regresaría a jugar con ellos. Él era parte de la alegría del grupo de 37 escolares que iniciaron sus primeras letras”, dijo hoy conmovida por la tragedia su maestra de preescolar, Isolina Romero.

La maestro explicó que no quisieron alterar el orden del día en la escuela.

Griselda Pérez, quien se encontraba recogiendo a su hija de seis años de la Escuela Arturo Montealegre, en el barrio Julio Cesar Tinoco, de Chinandega, dijo que siente tristeza por lo sucedido.

“Ella (su hija) no sabe nada. Aun así, presiente. Volvió triste. Era su mejor amigo”, dijo apesarada la madre de la niña.

La Policía informó en su parte rutinario que “tuvo conocimiento sobre el ahogamiento por sumersión de un menor de edad, identificado como Carlos Luis Betanco, de 6 años, en el Río Torondano, ubicado en la comarca La Unión, sector El Lajero, municipio de San Pedro de Potrero Grande”.

El comunicado indica que el niño era hijo de Carlos Luis Betanco (26 años) y Jacqueline Baquedano (27) años, quienes llegaron a la comarca para visitar a unos familiares.

“El niño salió con familiares al río y minutos después que se bañaba, apareció ahogado”, dijeron los vecinos de los adoloridos padres.

El cadáver del menor fue sepultado el viernes por la tarde, sin embargo, la Policía de Chinandega subraya que ningún deudo informó de este hecho a las autoridades.

El deceso del niño llenó de pesar a los más cercanos a la casa de sus padres, sumergidos en el dolor, así como a su maestra.