•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un hombre que trabaja como payaso ha sido condenado en Nicaragua a trece años y tres meses de prisión, por el delito de violación agravada en perjuicio de su hija menor, de iniciales R.F.S.

El sentenciado, de 42 años, saldrá de prisión el 16 de mayo del año 2031, dijo el juez Tercero Distrito Especializado en Violencia de Managua, Edén Aguilar Castro.

Castro señaló que el hombre cumplirá su condena en la cárcel Modelo de Tipitapa y tendrá que participar en  programas de prevención, dirigidos a modificar su conducta violenta.

Igualmente, el juez Edén Aguilar ordenó que la adolecente de 13 años recibirá tratamiento psicoterapéutico para que pueda superar las agresiones sexuales a las cuales fue sometida por su propio padre.

La condena de 13 años dictada por el judicial es una pena intermedia entre lo solicitado por la Fiscalía (15 años) la defensa (12 años).

De acuerdo con la acusación presentada por la Fiscalía, los hechos ocurrieron cuando la víctima tenía 13 años y por un tiempo decidió irse a vivir a la casa de su padre, en un barrio.

Las agresiones sexuales contra la menor por parte de su padre iniciaron con tocamientos libidinosos (es decir con un interés sexual), según lo demostró el ente acusador en el juicio.

El sentenciado, de iniciales J.F.P, aún después que el juez Edén Aguilar dictó el fallo de culpabilidad, siguió negando los cargos en su contra.