•   Ciudad Sandino, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Isaac Chávez Canales, el joven que mató y quemó a su madre y padrastro, en 2017 en Ciudad Sandino, ha sido condenado hoy a A 25 años de prisión por los delitos de parricidio y homicidio.

Eymi Canales Pérez y Denis Medina Pérez, madre y pdrastro, respectivamente, de Chávez Canales, son las víctimas.

En la resolución dictada por la jueza de Juicio de Ciudad Sandino, Ana Cecilia Oviedo, se indica que Isaac Chávez Canales pasará 15 años en prisión por el parricidio que perpetró en contra su progenitora y y 10 más por el homicidio de su padrastro.

El Ministerio Público pidió que al joven se le condenara por asesinato, pero la jueza decidió que fuese por hommicidio.

La jueza Ana Cecilia Oviedo explicó en la sentencia  que existen tres atenuantes que la llevaron a cambiar la tipificación del crimen de asesinato a homicidio.

El primer atenuante a favor de Isaac Chávez Canales es que al momento de cometer el crimen era menor de 21 años; el segundoes la pena natural que sufre por el daño moral  irreversible que le causó haber matado a su madre, señala la judicial.

Y el tercer atenuante es que el ahora condenado estaba en un estado de arrebato y obcecación cuando su padrastro, Denis Medina, le reclamó por la pérdida de una plancha de cabello.

“Cabe aclarar que el estado de obcecación o arrebato son atenuantes, pero no tienen la suficiente intensidad para considerarlo como un hecho revelador de inimputabilidad”, subrayó la encargada de impartir justicia.

Al dictar su sentencia, la judicial tomó en cuenta un dictamen de psicología forense en el cual se indica que el sentenciado (Isaac Chávez) expresó a la perito que hizo el referido examen que “considera justo estar en prisión”.

El parricida que prendió fuego a los cadáveres de su madre y su padrastro, después de matarlos a martillazos, también dijo que en el penal dedica parte del tiempo a dibujar y hacer poemas.

En la parte conclusiva del examen psicológico, se señala que Isaac Chávez no siente remordimiento, ni sentimiento de culpa por haberle quitado la vida a su madre y su padrastro.