•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

A la niña Yesbeling María Espinoza Calero, de 12 años, la asesinaron en Estelí dos hombres que eran conocidos de su familia y uno de ellos ya ha sido capturado por la Policía Nacional.

Yorbin José Calderón Jiménez, de 22años de edad, es la persona detenida y presentada hoy en Estelí por la Policía Nacional como coautor del asesinato de la niña.

Calderón Jiménez admitió el crimen y a su vez señaló a su pariente, Rommel José Jiménez Ponce, de 27 años, como el autor intelectual del asesinato.

La Policía esclareció el asesinato de una niña en Estelí. Máximo Rugama/END

Según el detenido, Jiménez Ponce maquinó el crimen en venganza personal porque supuestamente la madre de la niña lo había recriminado de forma pública cuando tuvieron una diferencia.

La Policía Nacional, en su informe preliminar, indicó que entre la madre de la menor y Jiménez Ponce había problemas de propiedad.

Sobre este aspecto, el comisionado mayor Alejandro Ruiz, jefe de la Policía en Estelí, declinó profundizar.

La niña Yesbeling María Espinoza Calero desapareció en noviembre del año pasado y su cuerpo fue descubierto la semana pasada, en un pozo, de forma accidental.

El cadáver presentaba señas de tortura.

Yorbin Calderón Jiménez. . Máximo Rugama/END

Juanita Villarreina, vicecoordinadora de la Fundación Entre Mujeres, al conocer sobre el esclarecimiento del crimen por parte de la Policía Nacional, pidió que capturen al prófugo y que les apliquen a ambos el peso de las leyes.

A la niña, de acuerdo con lo expresado por Yorbin José Calderón Jiménez, le tendieron una trampa cuando iba rumbo a su casa, procedente de una pulpería.

Según la confesión, Rommel José Jiménez Ponce llamó a la niña Yesbeling María Espinoza Calero cuando se encontraba en un paraje deshabitado de la comunidad Los Llanos número uno (18 kilómetros al suroeste de Pueblo Nuevo, Estelí) y le dijo a otra menor que le acompañaba que se fuera.

Cuando Jiménez Ponce quedó solo con la niña, a eso de la 6 y 30 de la tarde del 24 de noviembre, la llevó hacia el lugar donde se encuentra el pozo en construcción, a unos 200 metros de distancia de la casa donde habitaba la menor.

En ese sitio supuestamente Jiménez Ponce abusó dos veces de la niña y después le pegó varios machetazos en la cabeza.

Calderón Jiménez, en su relato, afirma que él mismo le dio garrotazos a la niña.

La Policía hizo hoy una presentación del resultado de sus investigaciones. Máximo Rugama/END

Luego, amarraron el cuerpo con un pedazo de alambre de púas que habían arrancado de una cerca y junto con una enorme piedra la lanzaron al fondo del pozo, de casi diez metros de profundidad.

El jefe de la Policía en Estelí aseguró que la roca que los criminales usaron para lanzar al fondo del pozo junto al cuerpo de la niña pesa exactamente 92 libras.

Ruiz señaló que, aunque la madre de la niña, Flor Adelina Espinoza, quien laboraba como auxiliar del hogar en Estelí, denunció la desaparición de la víctima hasta el 13 de diciembre, la Policía Nacional desde el día que no llegó a la casa de su abuela materna -donde vivía la menor en la comunidad Los Llanos uno- comenzaron las investigaciones.

“La Policía hace su trabajo de forma profesional y silenciosa”, dijo.

Ruiz reveló que Jiménez Ponce es conocido en su comunidad como “El Zopilote”, y tiene antecedentes por delitos como robo con fuerza, quebrantamiento de pena y en la comunidad Los Llanos Número 1 del municipio de Pueblo Nuevo lo vinculan a la narcoactividad.

Calderón Jiménez, por su parte, no dijo dónde podría estar Jiménez Ponce.

Especialistas de la Policía Nacional investigan el caso, pero el cuerpo de la menor fue trasladado a Managua. La niña estaba bajo la tutela de su abuela materna y al momento de su desaparición cursaba quinto grado de primaria en la escuela Guardabarranco de la comunidad.