Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Condenan a “Los Pinoles” y a ex empleada bancaria
Porque sin la información privilegiada que manejaba como empleada de Banpro en el Edificio Delta nunca hubiese sido posible el robo de 200 mil dólares, la jueza Segundo Penal de Audiencias, Adela Cardoza, condenó a Jahaira Mercedes Rodríguez a 12 años de prisión por crimen organizado y robo con intimidación agravado, a razón de ocho por el primer delito y cuatro por el segundo. Rodríguez trabajaba como empleada del Banco de la Producción, sucursal Delta, sitio que el ocho de enero de 2009 fue escenario de un atraco protagonizado por asaltantes disfrazados de policías, quienes en realidad son miembros de la banda “El Pinol”, cuyo cabecilla habría obtenido información del “jugoso” retiro gracias a su cuñada. Junto a Rodríguez también fueron sentenciados a seis años de prisión Orlando José Báez y Oliver José Idiáquez, quienes fueron declarados culpables por crimen organizado. En la misma sentencia, la jueza les impuso a Francisco Alberto Borge, Kevin Chávez y a Damián Galeano Benavides, seis años de prisión por la coautoría de robo con intimidación agravado en concurso con el delito de uso indebido de uniformes e insignias policiales. La defensa de Báez, Oscar Ruiz, adelantó que apelará el fallo dictado por la jueza en lo que hace al crimen organizado, porque su cliente demostró en juicio que él estaba en otro lugar el día del robo de los 200 mil dólares propiedad de una empresa constructora, mismos que aún no han sido recuperados.

Violación oral

César Augusto Estrada, de 40 años, tuvo dos años para aclarar su situación y no lo hizo, por lo que la Policía lo capturó y remitió ayer ante la juez Tercero Penal de Audiencias, Henryette Casco, quien admitió acusación en contra del sospechoso por la supuesta autoría de violación agravada y lesiones sicológicas en perjuicio de una joven de 19 años con retraso mental agudo. La audiencia inicial-preliminar se celebró a puerta cerrada, pero una fuente fiscal reveló que los hechos fueron el 28 de enero de 2006, en el barrio “Georgino Andrade”, cuando supuestamente el señalado llamó a la joven a su cuarto, ahí le quitó la ropa e intentó penetrarla vaginalmente, pero como ella le dijo que le dolía, la obligó a hacerle el sexo oral. La enferma, en su inocencia, le contó a su hermanito de nueve años lo ocurrido cuando ambos estaban viendo televisión, luego el niño le contó todo a su madre y ésta recurrió a la Policía.

Acusados por asesinato de
policías renuncian a jurado
Camilo Ernesto Rugama Canales y Marvin Morales García, quienes tienen causa pendiente por la supuesta coautoría de asesinato frustrado en perjuicio del subcomisionado Martín Antonio Aguirre y la policía Jamileth de los Ángeles Duarte, renunciaron ante la jueza Tercero Penal de Juicios de Managua a tener a juicio con jurado, de modo que será la judicial quien decidirá su suerte el próximo seis de mayo. La vista estaba programada para este lunes, pero no hubo quórum para conformar jurado, porque sólo comparecieron tres ciudadanos y se necesitan seis, pero la audiencia sirvió para que los imputados renunciaran al jurado porque desde noviembre están esperando juicio. Los hechos por los que serán juzgados los dos acusados ocurrieron el 28 de septiembre de 2008, a las diez y media de la noche, cerca del puente Larreynaga, cuando los policías circulaban por el lugar a bordo de una moto, vieron un carro gris, Hyundai, placas M07756, y a la par estaban los acusados, quienes abrieron fuego contra ellos. En la balacera que se armó entre el subcomisionado y sus agresores, Juan Enrique Espinoza o Juan Guillermo Espinoza falleció a consecuencia de un disparo en la cabeza.

Cobarde asalto contra ancianito

Ante la jueza Octavo Penal de Audiencias de Managua fueron presentados ayer Roberto José Miranda y Luis Alfonso Cuadra, quienes habrían asaltado a Betony Josué Espinoza, de 70 años, y a su nieto de 16 años, Uris Nathanael Cuarezma, quienes el 16 de abril estaban en su casa, ubicada media cuadra al este del Halcón Negro, cuando aparentemente aparecieron los acusados y un desconocido, y los intimidaron con un cuchillo para obligar al jovencito a entregarles su celular. En ese momento el anciano le dijo a su nieto que le pasara el aparato para evitar el atraco, pero Miranda aparentemente le propinó dos golpes en la quijada y estómago al anciano, mientras Cuadra lo despojaba del teléfono que costaba la “bicoca” de 297 dólares. Los familiares de los asaltados persiguieron a los ladrones y dieron aviso a una patrulla que pasaba por el lugar, cuyos agentes arrestaron a los sospechosos con el cuerpo del delito en sus manos.