•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía Nacional presentó  esta mañana a las dos personas involucradas en el secuestro de la bebé de cinco días de nacida que había sido raptada el pasado miércoles en la comunidad El Chipote, de Quilalí, Nueva Segovia.

Los detenidos fueron identificados como Jessica Flores de 36 años, quien es enfermera auxiliar del hospitalito Yolanda Mayorga de Tipitapa y Denis Maradiaga, de 26 años, quien es trabajador de un bar de Quilalí.

La Policía informó que el delito fue tipificado como secuestro. Los hechos ocurrieron el miércoles a las siete de la mañana en el municipio de Quilalí, cuando los detenidos llegaron a la casa de Leslye Zelaya de 22 años, argumentando que se llevarían la niña para brindarle tratamiento médico.

Según la policía, Jessica Flores llevó la bebé a la casa de una amiga en Tipitapa, identificada como Sandra Orozco, de 52 años, a quien le dijo que le cuidara a la niña por dos días.

Los raptores fueron detenidos ayer y serán remitidos al Ministerio público. La niña fue referida al Ministerio de la Familia.

Sendell Morán, tía de la niña, dice que a Leslie Morán mamá de la niña fue trasladada a Managua por agentes de la policía Nacional para hacerles las pruebas de ADN y entregarle a la bebé.

Leslie Morán, desde la mañana de ayer se encontraba retenida en la estación policial de Quilalí para colaborar con las investigaciones.

Sendell Morán, detalló que a las nueve de la mañana del pasado miércoles la supuesta enfermera llegó a bordo de una motocicleta hasta la comunidad El Chipote —ubicada a tres horas y media del casco urbano de Quilalí— para supuestamente llevarse a la niña al hospital de Ocotal.

“Ella llegó y dijo que se iba a llevar a la niña porque había nacido enfermita y que los médicos necesitaban valorarla. Mi prima se la dio porque la había visto como enfermera en el hospital de Ocotal y creyó que era verdad”, dijo vía telefónica Sendell Morán.