•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Manuel de Jesús López Dávila, de 38 años de edad, apareció muerto en Niquinohomo, municipio de Masaya. Su cuerpo sin vida fue encontrado por los mismos habitantes del lugar, quienes dieron aviso a sus familiares.

Víctor López, hermano de la víctima, dijo que el cuerpo de López Dávila tenía varios agujeros en la cabeza, “nosotros no sabemos que fue exactamente lo que le pasó, lo único que nos dijeron es que él estaba jugando cartas en el empalme de Niquinohomo y luego apareció muerto”, declaró Víctor López.

Según el hermano de la víctima, el cuerpo fue trasladado a Medicina Legal, para determinar las causas de su muerte.

“Queremos justicia, porque hasta ahorita la policía no ha esclarecido el caso y nosotros sus familiares estamos a la espera del dictamen forense, pedimos que por favor se realicen todas investigaciones y que este caso no quede impune”, exclamó Víctor López.

Tamara Azucena Campos Pavón, compañera de vida de la víctima dijo que la policía capturó a dos sospechosos del crimen.

“Ayer, él vino de su trabajo y se fue a la calle, estaban varios con él, no nos explicamos cómo pudo sucederle eso, teníamos 11 años de estar viviendo junto y no tenía hijos, solo salió a distraerse, para encontrar la muerte”, detalló Campos.

María Teresa Dávila, madre del occiso, pidió justicia por la muerte de su hijo, “él no se metía con nadie, trabajaba en la zona franca, era muy responsable y no se merece que me lo hayan matado de esa manera tan cruel, exijo a la policía que esclarezca este asesinato y que los implicados paguen por su muerte”, argumentó Dávila.

Hasta el lugar de los hechos se hizo presente la Policía Nacional, para realizar las debidas investigaciones de los hechos. Hasta el momento se desconoce el móvil del crimen y los resultados de la autopsia ayuden a  esclarecer el crimen.