•   Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las personas involucradas en el secuestro de una niña en Quilalí, Nueva Segovia, enfrentan de tres a seis años de prisión, informaron hoy las autoridades.

La jueza de Distrito de Audiencias Penales de Nueva Segovia, Marbelí Blandón, ordenó hoy prisión preventiva y una audiencia inicial para los implicados en el caso.

El sistema judicial aceptó la acusación ue hizo el Ministerio Público contra Jessica Mael Rivas Flores, 36 años, y Denis Uriel Maradiaga, de 26 años, por el presunto delito de secuestro simple en el caso de la bebé que retiraron de los brazos maternos en la comarca El Olingo, municipio de Quilalí.

El pliego acusatorio fue presentado el sábado último ante la jueza por la fiscal auxiliar, Heylin Yahosca Landes Ramos, cumpliendo con los términos de ley.

Los acusados de raptar a una bebé serán remitidos a audiencia inicial. Archivo/END

La audiencia inicial será el 15 de maroz, a la 11 am, dijo el abogado defensor, Gabriel Díaz.

El caso se ventilará en esta jurisdicción de Nueva Segovia, porque el supuesto hecho punible ocurrió en Quilalí, jurisdicción de este departamento, y en el juzgado de Distrito, porque para este delito se establece un castigo de 3 a 6 años de prisión.

Maradiaga es procesado como copartícipe en la comisión del supuesto delito, al ser señalado como la persona que condujo la motocicleta en la cual iba Rivas Flores, una profesional de enfermería, para llegar a la casa de Leslie Isabel Zelaya Morán, de 22 años, en la comarca El Olingo, municipio de Quilalí.

El abogado defenseor indicó que si sus representados llegaran a ser remitidos a juicio oral y público, sería con jurado de conciencia, bajo la conducción del juez de juicios penales, Mario Barberena.

Alegó que durante el proceso demostrará que sus clientes no son culpables del delito que les imputa el Ministerio Público.

"Si la historia que el Ministerio Público plasma (en la acusación) y la investigación (policial) que se hizo la tomáramos como una verdad únicamente, (entonces) no habría juicio. Nosotros tenemos nuestra propia versión de los hechos", esgrimió.

Dijo que sus clientes le han narrado la otra cara de la historia.

Según esa versión, los padres de la menor regalaron la niña a Rivas Flores para que la llevara y la criara.

"Algo muy común en el país, que alguien regala un niño y se lo llevan sin papeles y posteriormente vienen las consecuencias", indicó Díaz.

La bebé supuestamente raptada tenía días de nacida. Archivo/END

El abogado rechazó versiones periodísticas que señalan que los padres habrían vendido a la bebé en dos mil córdobas.

Los padres de la recién nacida, de 6 días, interpusieron la denuncia por secuestro en la estación policial de la cabecera municipal de Quilalí, el miércoles de la semana pasada.

Relataron que una mujer, haciéndose pasar como enfermera del hospital Alfonso Moncada Guillén, de la ciudad de Ocotal, había llegado de emergencia a su casa a traer a la niña porque sufría de una enfermedad.

Precisamente, la bebé nació en ese centro hospitalario el 23 de febrero. La tierna fue rescatada por la policía en el departamento de Managua.