Yelba Tablada
  •  |
  •  |
  • END

JUIGALPA, CHONTALES
La aplicación de una requisa en la galería de adolescentes del Sistema Penitenciario de Chontales, provocó una alteración que se extendió por varias horas y que dejó como resultado a siete internos lesionados y malestar en los familiares del resto de prisioneros, porque no se les permitió la visita.

Pese a que las autoridades de la penitenciaría negaron la reyerta, familiares de los adolescentes privados de libertad confirmaron el hecho y lanzaron fuertes acusaciones en contra de los agentes del penal.

“Aquí se nos están violando nuestros derechos, los oficiales se nos roban el dinero que nuestros familiares nos dejan y cuando reclamamos la receta es palo o la aplicación de sanciones disciplinarias”, dijo vía telefónica el interno Johnny Valdivia.

A eso de la una de la tarde del viernes, el Procurador Regional de los Derechos Humanos, licenciado Maryan Collado, se presentó al Sistema Penitenciario, pero no le facilitaron el ingreso al igual que a los medios de comunicación, que por varias horas permanecieron en el portón principal.

Maynor Sandoval, Luis Alfonso López González, Germán Sandoval Romero, Johnny Valdivia, José Andrés Oporta Robleto, César Oporta y Gerardo Martínez Robleto son los prisioneros que resultaron con lesiones en diferentes partes del cuerpo.

Valdivia, en nombre de sus compañeros de galería, solicitó a lo inmediato la intervención de las organizaciones de derechos humanos y a la juez Especial, para denunciar los abusos de los cuales supuestamente son víctimas por parte de los funcionarios de la Penitenciaría.

Gobernación dice que no fue motín

Por su parte en rueda de prensa, el delegado de Gobernación en Chontales, licenciado Alvin Antonio Jarquín Sobalvarro, reveló los pormenores de la alteración que se registró en el penal de Chontales el pasado viernes.

De entrada, el funcionario aclaró que en el centro penal no hubo ningún amotinamiento, según la ley 473, la que establece que para que halla una rebelión debe resaltar la planificación, la presentación de demandas y la reconcentración de todos los reos en una celda.

Asegura el licenciado Jarquín Sobalvarro que todo se originó cuando uno de los privados de libertad se opuso a una requisa, porque habían altas sospechas de que en una de las galerías los reos tenían drogas, armas “hechizas” y celulares, lo que provocó la alteración en la que participaron 14 internos, que amarraron a un funcionario del Sistema.

En ese momento 33 agentes penetraron a la zona de conflicto y en 30 minutos lograron controlar la reyerta. Posterior se dio la atención requerida a los lesionados de ambos lados y al caer la tarde todo estaba normalizado.

Negó tajantemente el delegado de Gobernación que en la penitenciaría de Chontales se le violen los derechos a la población penal, y “de ser así, los perjudicados deben exponer los supuestos abusos a la juez de Ejecución de Sentencia y a los representantes de los derechos humanos”, recomendó el funcionario.

De acuerdo con las declaraciones del delegado de Gobernación, la ocupación de dinero y celulares se basa en la Ley 473. Aseguró que están redoblando esfuerzos para evitar que algunos familiares de los internos introduzcan drogas, la que posteriormente es comercializada en las galerías del Sistema Penitenciario de Chontales.