•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

La Navidad se vio empañada en este departamento, debido a que se registró la muerte de cuatro personas, tres de las cuales fueron víctimas de homicidio, mientras que la cuarta supuestamente murió al recibir un golpe en la frente al caer de un caballo.

Uno de los hechos se registró en la comarca Kuskusma, municipio de Rancho Grande, donde perdió la vida Francisco Montoya Martínez, de 42 años, al recibir un proyectil de revólver calibre 38 a la altura de la tetilla izquierda.

El supuesto autor del homicidio es Cosme López, quien posteriormente se dio a la fuga.

Las primeras investigaciones señalan que se realizaba una actividad en la casa de Montoya, sitio hasta donde llegó López con sus buenos tragos “entre pecho y espalda”, y discutió con Francisco porque un semoviente ingresaba a su finca, y luego le disparó a quemarropa, sin darle tiempo a la víctima para defenderse.

El productor murió en el acto, mientras el homicida se dio a al fuga, no obstante, la Policía lo está buscando para que responda por su crimen.

En la comarca El Guapotal, municipio de La Dalia, en el sector conocido como El Comején, perdió la vida el campesino Leonidas Arceda, quien recibió un balazo en el pecho.

Las informaciones preliminares señalan que Arceda estaba ingiriendo licor con Ramón Centeno, pero al calor de los tragos comenzaron una fuerte discusión que terminó cuando el último sacó un revólver y disparó contra su compañero de tragos, el que murió inmediatamente.

La Policía está realizando las investigaciones correspondientes para capturar a Ramón Centeno, quien después del crimen huyó.

En el municipio de Esquipulas, en la comarca Cuatro Esquinas, en el sector conocido como El Rodeo, fue ultimado de un balazo a la altura de la tetilla izquierda, Rigoberto Rodríguez Sánchez, de 32 años.

La Policía identificó al homicida como José Vicente Castro, de 26 años, concuño de la víctima.


Lo mató con pistola nueva
El hecho ocurrió cuando los dos hombres disfrutaban de una alegre fiesta que se celebraba en la casa de la familia.

Ambos estaban bebiendo “Caballito”, y al calor de los tragos, José Vicente sacó una pistola calibre 22 que acababa de comprar y realizó un disparo al aire, pero la segunda detonación la hizo directamente contra su concuño, que murió en cuestión de segundos, porque el proyectil le traspasó el corazón.

El homicida, al ver al hombre muerto, se dio a la fuga.

En el sector de El Nancital, municipio de Darío, un desconocido encontró al ciudadano Hipólito Meza Vega, desmayado y con un golpe en la cabeza, por lo que lo trasladó al hospital del municipio de La Trinidad, de donde, por la gravedad del caso, lo remitieron al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde falleció horas más tarde.

Según los familiares, don Hipólito había salido desde tempranas horas de su casa, ubicada en el sector de El Nancital, pero no regresó, y fue hasta que les avisaron que lo habían llevado al hospital que se dieron cuenta de la tragedia.

Hasta el momento lo que se conoce es que don Hipólito se cayó del caballo que montaba, pero las investigaciones policiales continúan, porque extrañamente el caballo estaba amarrado al momento que un campesino del lugar encontró al herido, por lo que sospechan que pudo haber mano criminal en este caso.