•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un joven usó una máscara de la película Scary Movie mientras abusaba de una niña de 5 años, en Managua, por lo cual ahora es procesado.

Edwin Javier Alemán es la persona acusada de cometer el abuso sexual, el cual habría ocurrido en 2012, cuando él tenía 14 años y su víctima cinco años.

De acuerdo con la acusación, Alemán abusó de la menor cuando se sumó al juego de la caperucita roja que desarollaba un grupo de niñas en el patio de la casa de los abuelos de la víctima.

El entonces adolescente habría pedido a todas las niñas que fuesen a buscar agua y después abusó de la única menor que se quedó.

“Yo soy el lobo y me las voy a comer”, habría dicho el acusado a las niñas cuando se sumó al juego.

Edwin Alemán, hoy en los juzgados. Ernesto García/ENDCuando quedó solo con su víctima, el adolescente se llevó a la menor a un cuarto, según la extensa acusación fiscal.

El muchacho en todo momento usó la máscara de scary movie.

Alemán es acusado por tercera vez de cometer abuso sexual y es procesado en un juzgado de menores porque todos los casos habrían ocurrido antes de que llegara a la adultez.

El reo de 20 años cumple una condena de seis años de privación de libertad por abuso sexual.

El caso por el que ahora es procesado aconteció entre enero y febrero del año 2012, cuando el acusado tenía 14 años, según el acta de nacimiento presentada por la abogada defensora, Rubí Lacayo.

El sujeto apodado “Nelo” abusó de la niña cuando la menor jugaba con otras amiguitas de igual edad en el patio de la casa de sus abuelos maternos, según la acusación que presentó la Fiscalía.

La abogada Karla Nicaragua, en representación del hogar “Los Quinchos”, que brinda acompañamiento legal a la familia de la menor, dijo que aunque Alemán sea juzgado por tercera vez en un tribunal de adolescente por igual delito, pedirá la pena máxima para el acusado.

“En el tribunal de adolecente vamos a pedir que le ponga la pena máxima porque la sentencia condenatoria irá con todos los agravantes posibles por tratarse de un reo reincidente”, explicó la abogada Karla Nicaragua.

En los tribunales de adolescentes la pena máxima por cualquier delito es de  seis años de privación de libertad, según el Código de la Niñez y la Adolescencia.