•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El principal sospechoso de asesinar a una niña en Estelí, Rommel Castellón, se habría entregado a la Policía, tras publicar un video en el cual pide garantías y con su madre como intermediaria. 

Castellón es uno de los dos sospechosos de asesinar a Yesbeling Maria Espinoza, en noviembre pasado y cuyo cuerpo se encontró en febrero.

Las versiones preliminares indican que Castellón se entregó entre la noche del sábado y madrugada del domingo a la Policía.

Hasta el momento, la Policía en Estelí no se ha referido al tema, aunque diversas fuentes confirman que Cadtellón ya está en manos de las autoridades.

Elsa Jiménez, madre del sospechoso, habría intermediado para la entrega, la cual ocurrió en un sector ubicado al norte del municipio de Estelí, de acuerdo con las fuentes.

Los hechos

  • Yesbeling María Espinoza, de 12 años, desapareció el 24 de noviembre de 2017.
  • Por la desaparición de la niña, la familia intepruso una denuncia ante la Policía de Estelí el 13 de diciembre de 2017.
  • El cuerpo sin vida de Yesbeling Maria Espinoza fue descubierto de forma fortuita el 20 de febrero de 2018.
  • El 25 de febrero de 2018 es atrapado Yorbin José Calderón Jiménez, uno de los dos sospechosos de matar a la niña.
  • El 26 de febrero de 2018  Yorbin José Calderón Jiménez relata cómo mataron a la niña.
  • El 10 de marzo de 2018 Rommel Castellón, el principal sospechoso del crimen, divulga un video en el cual alega su inocencia y pide garantías para entregarse a la Policía.
  • Entre la noche del 10 y madrugada del 11 de marzo de 2018, Rommel Castellón se entrega a las autoridades, con la intermediación de su mamá.

Rechazo al crimen

En Nicaragua, el asesinato de la niña en Estelí ha causado rechazo en la sociedad.

De acuerdo con el relato de uno de los sospechosos, a la niña la engañaron, se la llevaron a un lugar alejado, la abusaron sexualmente y después la mataron a golpes y machetazos.

Finalmente, al cadéver lo amararon con alambre de púas y le pusieron una roca que pesa 92 libras, para tirarlo a un pozo.

La madre de la niña, Flor Adelina Espinoza, ha pedido protección, pues teme que familiares de los dos sospechosos, quienes son parientes, le hagan daño.

Los dos hombres eran conocidos de la familia de la niña a la que asesinaron, según los informes oficiales.