•  |
  •  |
  • END

A las 10 y 25 minutos de la mañana del 25 de diciembre, después de dos días en agonía, se rindió ante la muerte Josué Daniel Rojas Lezama, de 26 años.

El hombre, quien habitaba de la Texaco cinco cuadras al norte, en Tipitapa, fue arrollado la madrugada del pasado domingo en el empalme San Benito, por un vehículo cuyo conductor se dio a la fuga.

Rojas, quien permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, falleció a consecuencia de un trauma craneoencefálico, según el dictamen médico.

El Empalme de San Benito forma parte del llamado “Tramo de la Muerte”, en la Carretera Panamericana Norte.

Este peligroso trecho de carretera, donde constantemente se producen accidente fatales, se extiende de este a oeste, desde el Empalme de San Benito hasta el lugar conocido como “La Garita”, en el kilómetro 14 y medio de la misma ruta internacional.

Asimismo, en UCI del mismo centro asistencial, “Lenín Fonseca”, también lucha por sobrevivir el adolescente José Calero Murillo, de 13 años, quien sufrió múltiples fracturas en el cráneo la mañana del sábado, al caer en el pavimento. El accidente se produjo cuando el niño rodó sobre el pavimento al perder el control de su bicicleta, cerca de El Rastro, en la Concepción, Municipio de Masaya.

Melvin Calero dijo que su hijo, el niño lesionado, está superando la etapa más crítica, que son las 48 horas posteriores a la operación.