•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En menos de una semana, en Nicaragua han muerto seis motociclistas en tres accidentes de tránsito que tienen las mismas características: Los motorizados chocan de frente entre ellos mismos.

Uno de los casos más recientes ocurrió en El Cua, Jinotega, donde un menor de 13 años chocó contra otro motociclista, fallenciendo ambos.

El accidente se registró en la comunidad de Bocaysito, municipio de El Cua, cuando la motocicleta conducida por el menor J. V. C., de 13 años, impactó de frente con la motocicleta conducida por Cristian Aarón Herera, de 22 años, originario de la comunidad El Cedro, municipio de San José de Bocay, quien falleció de forma instantánea por trauma craneoencefálico severo.

Se asegura que el menor, quien iba de San José de Bocay al municipio de El Cua, de donde era originario, fue trasladado con vida al centro de salud en un intento por salvarle la vida, pero llegó muerto.

Los choques entre motorizados resultan fatales. Archivo/END

En ese mismo accidente de tránsito, resultó gravemente lesionado Jasón Antonio Castro Fonseca, de 20 años, quien fue trasladado al hospital Victoria Motta, de Jinotega, con politraumatismo más fracturas expuesta de tibia y peroné izquierdo.

Los otros dos accidentes similares ocurrieron en Masaya y en Boaco.

En Boaco, anoche, el joven motorizado Junior Brizuela López perdió la vida al impactar de frente contra otra motocicleta, cuyo conductor tambié falleció.

Y antes, en Masaya, perdieron la vida los jóvenes Freddy Antonio Tijerino Vargas, de 24 años, y Juan José Sánchez, de 21, cuando chocaron de frente en el kilómetro 50 de la carretera Nandasmo - Masatepe, en Masaya, en el sector conocido como Bello Amanecer.

Nicaragua registra más de 100 muertos en accidentes de tránsito este año. Archivo/END

Este tipo de choques resulta mortal para los motociclistas, pues luego de impactar de frente salen volando y sufren caídas estrepitosas, que les causan la muerte.

Otro motorizado muerto

Por otro lado, en la comarca Santa María de Tasuá, municipio de Wiwilí, perdió la vida el ciudadano Erling Peralta Castro, de 23 años, cuando a la motocicleta en la cual se movilizaba se le reventó la cadena y se fue a estrellar contra un paderon.

Las primeras investigaciones señalan que el joven estaba trabajando en una iglesia evangélica, halando arena en una camioneta, pero en el segundo viaje prestó una motocicleta para movilizarse más rápido, pero ese último traslado fue el de supropia muerte.

Vecinos que lograron quitarle la moto de encima a Pralta, manifestaron que este aun estaba con vida, pero a los pocos minutos falleció por trauma craneoencefálico severo y hemorragia intracraneal.

La policía se hizo presente al lugar en compañía del forense, quienes después de los exámenes correspondientes levantaron los cuerpos y se los entregaron a sus familiares, para que le dieran cristiana sepultura.