•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un hombre que "bromeaba" con su amigo, golpeándole la cabeza contra una pared de piedra cantera, ha quedado en prisión, pues la víctima murió.

Yader Miranda López, de 27 años, quedó en prisión este domingo a la espera de la audiencia inicial programada para el próximo 4 de abril.

El hombre, quien hasta antes de su detención trabajaba como mesero en un bar de Managua, le golpeó la cabeza contra una pared de concreto a su amigo, Augusto Espinoza Vásquez, de 45 años.

“Primero le golpeó la cabeza contra la pared (externa) de una casa y después le dio de puntapiés en el abdomen”, relató Juan Urbina Vásquez, quien auxilió a la víctima cuando se retorcía de dolor en el suelo.

La víctima tenía 45 años y deja a un hijo de 14 años en la orfandad. Archivo/END

La víctima (Augusto Espinoza) después de ser golpeada contra la pared, siguió sufriendo una agresión, pues Miranda López le dio puntapiés, refiere la acusación fiscal.

El golpe contra la pared le causó un trauma craneal severo y los puntapiés le desprendieron el hígado a la víctima,  según el dictamen preliminar del Instituto de Medicina Legal, (IML).

Noche de agonía

Rosario Vásquez, tía de Augusto Espinoza Vásquez, relató que su sobrino después de que Yader Miranda le golpeó la cabeza contra la pared de piedra cantera, perdió el conocimiento de manera temporal.

“Pasó toda la noche tosiendo y escupiendo sangre, pero no dijo nada, sino hasta el día siguiente (viernes 16 de marzo) que no se pudo levantar y cuando lo ingresamos al hospital se quedó en coma y nunca más despertó” explicó Rosario Vásquez.

Yader Miranda López, hoy en los juzgados. Nayira Valenzuela/END

A Augusto Espinoza, quien la tarde del sábado recibió cristiana sepultura, le sobrevive en un hijo de 14 años.

Por los hechos antes referidos la jueza suplente Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Luby González, dejó con prisión preventiva a Yader Miranda López por los próximos 8 días hábiles.