•  |
  •  |

Un hombre que fumaba en estado de ebriedad murió calcinado y un niño de 3 años perdió la vida al caer de una hamaca en Nicaragua, informó hoy la Policía Nacional.

En los primeros minutos de este domingo el nicaragüense Narciso Moreno Orellana, de 64 años, no logró salir de su vivienda debido a su alto nivel de embriaguez, tras haber tirado una colilla de cigarro junto a un galón de gasolina, según el informe policial.

El incendio ocurrió en la comunidad rural de Puertas Viejas, a 71 kilómetros al norte de Managua.

La Policía nicaragüense también reportó la muerte de un niño de 3 años de edad, quien perdió la vida al caer de una hamaca en el municipio de Posoltega, al noroeste de Nicaragua, la tarde de ayer sábado.

Las autoridades policiales descartaron mano criminal en ambos casos.

Nicaragua es considerado uno de los países más seguros de América Latina con una tasa de homicidios de 6 por cada 100.000 habitantes y una tasa de robos de 71,5 por cada 100.000 habitantes, entre las más bajas de la región, según datos oficiales.