•  |
  •  |
  • END

Amor, dinero, muebles y que sólo sienta placer con ella y no con su esposa, es lo que pide Karla María Z., a Mario F., en una carta encontrada por sepultureros del Cementerio Oriental a flor de tierra, en una tumba.

La misiva estaba dentro de un vaso de vidrio mediano, donde también había una fotografía de la supuesta autora del escrito y otra del “embrujado”, en la que no se distinguía el rostro.

En el “entierro” que estaba a sólo 20 centímetro de profundidad, también fue encontrado un muñeco con alfileres, agujas y una cinta roja con miel y perfume.

El hallazgo se produjo cuando se realizaban excavaciones en un lote donde el martes recibiría cristina sepultura una anciana de 83 años, que no tiene parentesco con personajes de la singular historia.

“Quiero que te rindás a mis pies, que me des todas la comodidades existentes, carro, mueble, amor y cariño”, comienza diciendo el manuscrito hechicero de Karla.

A renglón seguido, la mujer le pide a Mario que le tenga confianza y que mire en ella una mujer sexy, pero que también le dé 3 mil dólares para viajar a un lugar que no menciona.

Al referirse a la relación del varón con su actual pareja, la “hechicera” pide que el “embrujado” deje su casa y forme un nuevo hogar con ella.

“Quiero que dejés a tu mujer, que la odiés, que no te sintás bien con ella, que sea un estorbo en tu vida, que la mirés fea, vieja y que no sintás placer con ella y con ninguna otra mujer que no sea yo…”, se lee en el escrito.

La mujer le pide a Mario que le compre un teléfono celular y una casa. Finalmente solicita a su enamorado que la presente ante su familia, sus amistades y que se sienta orgulloso de ella.

El hallazgo del “entierro” fue el hazmerreír de los sepultureros, quienes entre bromas y carcajadas se decían el uno al otro, si la mirás a la hechicera, que también me escriba a una carta a mí.