Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Tres inculpados por crimen del “Panadero”
Después de tres años de disfrutar del principio de presunción de inocencia y de la libertad, fueron declarados culpables Silvio Rodolfo Bucardo, alias “Silvio Negro”; Blas Ernesto García, “Blas Negro”; y Francisco Mejía Quintero, “El Pana”, por el asesinato de Ricardo José Medina Guerrero, de 25 años, quien falleció el ocho de agosto de 2006 con el rostro desfigurado, porque sus asesinos lo golpearon y le dejaron caer en la cabeza una piedra de 25 centímetros de ancho por 75 de largo, y ocho libras de peso. El juicio se celebró este martes por la tarde, en el Juzgado Octavo Penal de Juicio a cargo del doctor Tomás Eduardo Cortés, quien programó el debate de pena para el miércoles, pero por fuerza mayor, la reprogramó para este jueves. El crimen de Medina, quien era conocido de cariño como “El Panadero”, ocurrió en la Zona Cinco de Ciudad Sandino, para acallarlo, porque éste vivía reclamándole a “Silvio Negro” por la muerte de su tío, Reinaldo José Guerrero, quien el ocho de abril de 1992 fue encontrado muerto en la laguna de Xiloá.

Admite que llevaba droga en los calzoncillos

Juan Carlos Baca Mendoza, admitió ante el juez suplente Cuarto Penal de Juicio de Managua, haber incurrido en el delito de posesión o tenencia de 51.5 gramos de marihuana, los que llevaba escondidos entre la piel y los calzoncillos, el 24 de febrero de este año, cuando la Policía llegó a allanar la casa de Mercedes Mendoza y él estaba ahí. La fiscal Catalina Hernández le solicitó al juez Víctor Molina que castigue a Baca con seis años de prisión y 70 días multa, y Oscar Ruiz demandó la pena mínima de tres años de cárcel para su defendido, considerando que admitió los hechos y no tiene agravantes. El judicial citó a las partes para el lunes, a fin de darles a conocer la sentencia condenatoria, y ordenó al Instituto de Medicina Legal que valore al reo, porque éste cree que tiene tumores en el abdomen porque siente dolor en el estómago, pero a preguntas del judicial aclaró que no se trata de simples “retortijones”.

En abonos pagaron por un muerto

Por cédula judicial fueron notificados ayer de la sentencia de no culpabilidad, tres de los cuatro policías que el año pasado fueron acusados por abuso de autoridad, lesiones y homicidio imprudente en perjuicio del reo Andrés Enrique Aguilar Salazar. Este murió el dos de julio del 2007, después de haber sido golpeado en el pecho por un policía cuando se resistió al arresto tras haber sido denunciado por violencia doméstica. La jueza Segundo Local Penal de Managua, María José Morales, y la fiscal María de los Ángeles Mendoza señalaron que el proceso se clausuró porque los testigos no se presentaron al juicio oral y público. Esto ocurrió porque los acusados indemnizaron a la familia del fallecido con una cifra no determinada y éstos desistieron de ejercer la acción penal, según documentación que rola en el expediente electrónico del caso. El último abono fue entregado el pasado 16 de abril de este año. La única acusada que aún tiene pendiente juicio por este caso porque nunca compareció, es Claudia Patricia Fernández.