•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Después de pedirle perdón a su madre y a su hermana por lo que había hecho, Alexander Guillén Quintero, de 20 años, murió a consecuencia de la ingesta de insecticida, hecho ocurrido en La Dalia, Matagalpa.

La víctima estuvo ingiriendo licor en compañía de Alejandro Escoto, luego se fue a la casa de su madre a pedirle cien córdobas, pero como no le dio nada regresó a la vivienda de su amigo, quien estaba dormido y no se dio cuenta de que Guillén le quitó las llaves y abrió una bodega de insecticidas y se tomó una porción de MTD.

Antes de que el veneno le hiciera efecto, Guillén tuvo tiempo de ir donde su progenitora y donde su hermana a pedirles perdón, después cayó boca arriba.

El joven habitaba en la comunidad La Ceiba, ubicada en la comarca de Bul Bul.

Otro que “murió en su ley” es Concepción Martínez, conocido como “El Tayacán”, quien falleció intoxicado por consumir licor durante todo un día.

Martínez tenía diez días de haber llegado a su tierra después de estar cortando café en la finca Guadalupe, ubicada en la comarca La Pacayona, municipio de San Ramón.

Martínez llegó a la casa de su patrona Carmen Dávila Picado, se puso a comer, luego se quedó dormido y no volvió a despertar, por lo que Gerardo Moreno se acercó a tocarlo, momento en el que descubrió que había muerto.

Asimismo, las autoridades aseguraron que durante las fiestas navideñas, como parte del Plan Belén, detuvieron a 58 personas por lesiones, faltas penales, robos y tráfico de drogas, entre otros.

La Policía de Tránsito retuvo ocho vehículos, de los cuales cinco son motocicletas, dado que sus dueños estaban conduciendo sin casco, sin documentos y sin placas, pero además andaban en estado de ebriedad.