•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nueve personas, entre comerciantes y compradores del mercado municipal Jesús Rivera “La Mascota”, de Diriamba, Carazo, fueron ingresadas este miércoles a la sala del hospital San José, en Diriamba, tras sufrir una intoxicación producto de una fumigación.

Según Francisco Molina, intendente del centro de compras, él no otorgó ningún permiso para la realización de esta actividad.

 Lea: Decomisan alimentos vencidos en centros turísticos de Nicaragua

Marlon Sánchez, comerciante de perecederos, informó que aproximadamente a las cinco de la tarde, él y su hijo de cinco años, se dirigieron a su tramo, pero empezaron a sentirse mal.

Los comerciantes estuvieron por más de cinco horas en observación en el centro asistencial. Foto: Tania Narváez/END

"Un señor andaba fumigando, pero quién sabe qué veneno era ese, porque al instante nos dio tos, ardor en los ojos y no podíamos respirar, ese señor no midió las consecuencias, porque para hacer ese tipo de actividades no tiene que haber gente en el sector", alegó Sánchez.

 De interés: Aumenta un 8% el flujo migratorio del Aeropuerto de Nicaragua en Semana Santa

Entre los afectados se encuentran: Maria Auxiliadora López, Raquel Cerda Mendieta, Jesús Ramón Ruiz, Patricia Aguilar, Marlon Sánchez y su hijo de cinco años, Dominga Mercado y Eduardo Velázquez.

Los comerciantes estuvieron por más de cinco horas en observación en el centro asistencial. Foto: Tania Narváez/END

Los comerciantes estuvieron por más de cinco horas en observación en el centro asistencial, luego se dirigieron a la estación policial a interponer una denuncia en contra de un sujeto conocido como Cesar.

 Además: Honduras registra al menos seis muertos en lo que va de la Semana Santa

"César es el dueño de más de ocho carnicerías en los mercados de Carazo, tiene como tres en el de Diriamba, él fue quien mandó a echar ese veneno, sin permiso ni aviso de nadie, casi nos mata a todos", expresó Raquel Cerda, comerciante de granos básicos.

El hecho se registró en el galerón de verduras ubicado frente al colegio Rubén Darío, en la parte trasera del mercado municipal Jesús Rivera La Mascota, de Diriamba, Carazo.