Róger Olivas
  • |
  • |
  • END

EL VIEJO, CHINANDEGA

Una autopsia que aclare las circunstancias de su muerte, al parecer solicitaron los familiares de la joven Aura Gutiérrez Abrego, de 19 años, originaria del Reparto San Juan, de Managua, quien pereció debido a asfixia mecánica por sumersión a las once y media de la mañana del jueves.

El deceso de la muchacha, que estudiaba primer año de Turismo y Hotelería en la Universidad del Valle, de la capital, se registró en las playas de Mechapa, ubicadas cerca del Golfo de Fonseca, a 70 kilómetros al noreste de la ciudad de El Viejo.

La forense Silvia Villegas, quien examinó el cuerpo, corroboró que no tenía señales de violencia, por lo que fue entregado a las siete de la noche por efectivos policiales a un grupo de familiares, entre ellos su madre, Aura Gutiérrez. La doctora Villegas dijo desconocer si los dolientes habían pedido su traslado al Instituto de Medicina Legal.

Prometió ir cerca

La progenitora confirmó a la Dirección de Auxilio Judicial de Chinandega que el inversionista coreano Allan Jung Chun, de 52 años, llegó el lunes último a “prestar” a Gutiérrez Abrego, a quien prometió no llevarla lejos y hacerse acompañar de otras jóvenes.

Sin embargo, de acuerdo con investigaciones policiales, el asiático llegó junto a la joven la tarde del miércoles a la cabaña “El Gringo”, de Mechapa, donde supuestamente tiene inversiones. Las pesquisas determinaron que la muchacha dijo que tenía calor, por lo que se dio un chapuzón, pero justo en ese momento fue arrastrada por una ola.

“Llegaron a veranear, y la muchacha no pudo ser rescatada”, dijo el subcomisionado Alí Espinoza, jefe de la Policía de El Viejo, quien dispuso a un grupo de oficiales para las investigaciones.

Un miembro del Comité de Emergencia de Mechapa confirmó que la joven era alta, de complexión recia, piel blanca y tenía el cabello pintado en color caoba. Añadió que la muchacha emanaba residuos de alimentos por la boca y la nariz, lo que indicaba que había sufrido congestión estomacal.

Es la única víctima que dejó el fuerte oleaje registrado durante los últimos días en las playas del Océano Pacífico, que comprenden el departamento de Chinandega.