•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un joven que con frecuencia se trasladaba a pescar a las costas de Brito del municipio de Tola, fue arrastrado la madrugada del martes a las profundidades del mar por una ola que lo sorprendió cuando intentaba extraer un cangrejo que se escondía entre unas rocas.

El joven responde al nombre de Uriel Francisco Borge López de 27 años y hasta en horas de la tarde de este miércoles no se había logrado recuperar su cuerpo, pese a una intensa búsqueda de efectivos de la Fuerza Naval, pescadores, familiares, amigos y personal de la alcaldía de Tola.

Recuperan cadáver de capitalino ahogado en León

Borge, habitaba en la comunidad indígena de Veracruz, de la ciudad de Rivas,  y a las 6:00 pm del lunes salió a pescar con siete amigos a las costas de Brito, dónde solía  ir en busca de cangrejos y peces, aseguró su mamá, Alejandra Rufina López de 57 años.

“En el grupo se encontraba su primo Rafael Santiago López y el resto eran vecinos, con los que frecuentemente se iban a pescar en joras de la noche y regresaban por la madrugada del día siguiente, pero en esta ocasión sucedió esta tragedia”, explicó  en tono triste la madre del joven.

La versión de los jóvenes que andaban de pesca, es que Borge se encontraba de espalda al mar en unas rocas, sacando un cangrejo, cuando fue impactado por una ola que en segundos los arrastró a aguas profundas.

“El incidente ocurrió a las 1:00 am, y cuando mi hijo era arrastrado mar adentro el pedía auxilio, pero fui imposible socorrerlo  en medio de  la oscuridad y el  vaivén de las olas y en minutos desapareció”,  afirmó López.

Niño sale del colegio, va a una laguna y se ahoga en Jinotega

Así mismo comentó que a su hijo le gustaba llegar con cangrejos a la casa y que al ver uno de buen tamaño, corrió tras él, con el objetivo de capturarlo  y que fue en ese instante cuando lo impacto la ola.

“Minutos antes de que lo arrastrará la ola, ya estaban haciendo el viaje  de regreso y el corrió de tras del cangrejo”, concluyó   la mamá mientras permanecía adolorida a la espera de cuerpo de su hijo.