•   Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Estafadores que se movilizan por el municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega, despojaron a un ciudadano de todas sus pertenencias, valoradas en más de 8 mil córdobas, haciéndole creer que todos iban a ganar buen dinero que iban a cobrarle a un supuesto doctor.

Carlos Antonio Briones Herrera, de 28 años, es el nombre del afectado, quien asegura que habita en la comarca Boca de Wamblán, municipio de Wiwilí.

Briones Herrera explicó que al pasar por la Cotrán de Wiwilí, fue interceptado por un sujeto desconocido, de unos 23 años, quien la manifestó que si conocía la oficina del doctor Luis Blandón, porque iban a cobrar 20 mil córdobas.

El afectado le dijo al desconocido que no conocía, pero en ese momento llegó otro hombre, quien aseguró que sabía del lugar.

Ese tercer hombre dejó las pertenencias y se fue a traer el dinero, volviendo luego con los 20 mil córdobas envueltos en un pañuelo, ganándose la confianza de Briones Herrera, quien no sabía que estaba por ser víctima de una estafa.

En ese momento, le dijeron a Briones Herrera que fuese a la casa de la hija del doctor Luis Blandón, a cobrar 4 mil córdobas en intereses, y a cambio recibiría un pago de 200 córdobas.

Confiado, Briones Herrera se fue a buscar la casa de la hija del doctor Luis Blandón, dejando a los dos desconocidos su mochila, dos celulares (uno valorado en 4,500 córdobas y el otro en 2,500), su billetera con 1,300 córdobas, entre otros objetos.

Pero tras caminar unos 100 metros, Briones Herrera sintió el engaño y cuando volvió a ver, para confirmar si los dos desconocidos seguían en el mismo lugar, se llevó tremenda sorpresa, pues ya no estaban.

Junto a un hermano, Briones Herrera logró identificar y capturar a uno de los estafadores, llevándolo a la Policía.

El sospechoso es Isaac de Jesús Rodríguez Cruz, de 22 años, quien habita en la comunidad de Quebrada Honda, municipio de Matagalpa, quien ya pasó a manos del Ministerio Público para respondder por el delito cometido, pero el otro delincuente se dio a la fuga con las pertenecías de la víctima.