•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un hombre de 29 años, Misael Osorio Canales, murió hoy en Chinandega al recibir siete puñaladas y nadie le prestó auxilio porque los vecinos temían que los atacantes volvieran para rematarlo.

La Policía Nacional investiga este caso, que ha sorprendido a los habitantes de la calle del Hospedaje “El Guarumo”, ubicado en el barrio La Libertad, en Chinandega.

Osorio sufrió siete heridas de arma blanca en la espalda y tórax, según un informe preliminar.

En sus últimos minutos de vida se quejó de dolor hasta perder el conocimiento y no pudo ser auxiliado por sus vecinos por temor a que algún antisocial atentara contra la vida de quien prestara ayuda.

La Policía Nacional investiga el caso. Carol Munguía/END

El fallecido es de color blanco, vestía camisa azul y pantalón celeste y fue reconocido esta mañana por su padre, Calasanz Osorio, quien dijo que era el cuerpo de su hijo, de quien no sabía dónde pasó la noche.

Las pesquisas policiales dan cuenta de que el joven asistió a la discoteca anoche, donde bailó y bebió licor. En la madrugada, buscó su casa, pero nunca llegó.

La escena del crimen, frente al molino del barrio, fue preservada por los peritos. Con la llegada del equipo técnico investigativo, hicieron entrevistas en el vecindario, donde surgió la pista de que una motocicleta color gris había quedado en una gasolinera en El Guarumo.

La Policía investiga el caso en Chinandega. Archivo/END

Un testigo dijo a la Policía que a la 4: 45 de la mañana se acercó un joven a comprar una cerveza dentro de la gasolinera, minutos después discutió con otro sujeto mayor, a orilla de la carretera, en la salida a Somotillo.

Tras la discusión, Osorio Canalez salió a prisa a pie y a pesar de que le gritaron que dejaba la motocicleta, no regresó. Se ignora si ese testimonio es útil y si hay pistas del móvil del crimen.

Sonia María Mayorga dice que le sorprendió el hecho sangriento en el barrio La Libertad, sector norte de la ciudad, que suele ser pacifico.

“Hace unos tres años hubo un fallecido, pero fueron cosas de guaro”, recordó la señora.