•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El padre Juan de Dios García, representante de la iglesia Santiago, en la ciudad de Jinotepe, Carazo, denunció ante medios de comunicación que es víctima de amenazas de muerte y de una ola de desprestigio moral.

Según el párroco, las amenazas en su contra comenzaron después de que abrió las puertas de la iglesia a los jóvenes universitarios cuando eran atacados durante las protestas por las reformas al Seguro Social, en abril.

"En realidad, a la iglesia vinieron dos diputados cuando se estaba realizando la construcción del muro alrededor de la iglesia y fue porque yo pedí ayuda a la Asamblea Nacional. Ese dinero es del pueblo, pero ahora se han tomado la molestia de desprestigiar mi nombre en las redes sociales con una foto donde aparezco con los diputados", dijo García.

El sacerdote también expresó que no sabe quién puede estar molestando, pero sostuvo que si el dinero salió de las bolsas de los diputados y del Alcalde de Jinotepe, y no del presupuesto de la Asamblea Nacional, está dispuesto a regresar los 200 mil cordobas que le presupuestaron para la construcción.

"El pueblo, yo y la imagen de Santiago vamos a regresar ese dinero, porque no quiero que se me siga desprestigiando y mezclando una cosa con otra, yo siempre estaré de parte de la justicia", dijo el padre Juan de Dios García.

En cuanto a las amenzas de muerte, el sacerdote alegó que ha recibido infinidades de llamdas telefónica en las cuales lo amenazan de muerte.

"La Iglesia fue apedreada y también rafagueada el dia de la protesta, los jóvenes estaban heridos dentro de la iglesia, yo tuve que abrir las puertas, de lo contrario hoy estuvieran más madres llorando a sus hijos, desde entonces me están amenazando, pero yo les digo que no tengo miedo, que ya viví lo suficiente", expresó el párroco.

El padre Juan de Dios García también recordó que durante la protesta, el 20 de abril, más de 20 jóvenes fueron recibidos dentro de la iglesia, debido a que habían sufrido holpes y estaban heridos, quemados con morteros y dos habían recibido balazos.